Colaborador Invitado

Una China modestamente acomodada, un ejemplo para el mundo

Como el país en desarrollo más grande y poblado del mundo, China ha construido una sociedad acomodada de una manera integral, lo que es de gran importancia para el mundo.

Wang Huijun, encargada de negocios a.i. de la Embajada de China en México

-En los últimos diez años alrededor de 1.1 millones de chinos presentaron más de 3 millones de opiniones y sugerencias al gobierno sobre 187 proyectos de ley que van desde la vida diaria hasta los planes de desarrollo nacionales. La democracia popular en todo proceso permite al gobierno resolver realmente los problemas que el pueblo quiere resolver.

-Próximamente, el 11 de noviembre, se llevará a cabo el festival chino de compras en línea, reconocido como el festival de compras más grande del mundo. Los medios de comunicación predicen que el volumen de transacciones del festival en este año superará los 500 mil millones de yuanes.

-A finales del 2020, el número de personas cubiertas por el seguro médico y de pensiones de China ascendió a mil 360 millones y mil millones respectivamente, con tasas de participación superiores al 95 y al 90 por ciento. Se han incluido más de 2 mil 800 medicamentos en el seguro médico y se ha establecido el sistema de seguro médico y de pensiones más grande del mundo.

-Durante las vacaciones del Día Nacional de China de este año, el ecoturismo se ha convertido en la actividad favorita del pueblo chino. Las aguas cristalinas y las montañas verdes se están transformando en fuente del desarrollo económico y la prosperidad social de China.

Estos cuatro ejemplos de la vida cotidiana del pueblo chino son representaciones vívidas de la China moderna caracterizada por el desarrollo coordinado de la civilización material, política, espiritual, social y ecológica. El 1º de julio, el presidente Xi Jinping anunció que China ha alcanzado su objetivo del centenario del Partido Comunista de China y ha culminado la construcción integral de una sociedad modestamente acomodada.

Como el país en desarrollo más grande y poblado del mundo, China ha construido una sociedad acomodada de una manera integral, lo que es de gran importancia para el mundo. Desde una perspectiva económica, China ha mantenido una tasa de contribución de más del 30 por ciento al crecimiento económico mundial en los últimos 15 años. En 2020, el uso real de inversión extranjera directa de China ascendió a un billón 34 mil 280 millones de yuanes. También, China es el mayor socio comercial de más de 50 países y regiones, y uno de los tres principales socios comerciales para más de 120 países y regiones. Desde la perspectiva del desarrollo humano, en los últimos 40 años, los 770 millones de habitantes pobres de las zonas rurales de China han salido de dicha situación. La reducción de la pobreza de China representó más del 70 por ciento de la totalidad mundial durante el mismo período. Por lo tanto, China ha alcanzado los objetivos de reducción de la pobreza de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas 10 años antes de lo previsto. Además, China utiliza el 9 por ciento de la tierra cultivable del mundo para alimentar a casi el 20 por ciento de la población mundial, salvaguardando efectivamente la seguridad alimentaria mundial. Desde la perspectiva del ecologismo, China ha fortalecido enérgicamente la gobernanza del medio ambiente ecológico. En los últimos 20 años, el nuevo aumento de la cobertura de vegetación ha representado alrededor del 25 por ciento del aumento mundial, lo que lo convierte en el país con el mayor aumento de recursos forestales en el mundo. China se compromete a alcanzan la cima de emisión de carbono antes del 2030 y la neutralidad de carbono antes del 2060.

El Partido Comunista de China y el gobierno chino continuarán luchando por la felicidad del pueblo y enfocándose en la realización de la prosperidad común para satisfacer mejor las crecientes necesidades del pueblo para una vida mejor. En la actualidad, el gobierno mexicano avanza activamente en la “Cuarta Transformación de la vida pública” y está comprometido con un nuevo camino de desarrollo que sea independiente, unido, autosuficiente y que priorice el bienestar del pueblo. No hay duda que China y México enfrentan tareas de desarrollo similares en los campos de desarrollo sostenible, alivio de la pobreza, transformación económica, seguridad alimentaria e innovación tecnológica. Por lo tanto, China está dispuesta a seguir trabajando con México para fortalecer la cooperación y mejorar conjuntamente el bienestar de ambos pueblos.

COLUMNAS ANTERIORES

Cómo transformar la crisis de suministros en una oportunidad
Insectos: manjares diminutos de enormes beneficios

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.