Colaborador Invitado

Paguemos todos en igualdad, en justicia y con democracia

La miscelánea fiscal no pretende aumentar impuestos, sino dotar de certeza a hogares y empresas en las actividades económicas, comenta el senador Eduardo Ramírez.

Tal y como lo manda nuestra Constitución, en días pasados en el Congreso de la Unión aprobamos la Miscelánea Fiscal y la Ley de Ingresos para el ejercicio fiscal 2022 así como reformas a la Ley Federal de Derechos.

La Miscelánea Fiscal aglutina leyes como la del Impuesto sobre la Renta, del Impuesto al Valor Agregado, la del Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios, del Impuesto Sobre Automóviles Nuevos y el Código Fiscal de la Federación.

La Ley de Ingresos de la Federación tiene una jerarquía mayor que la Miscelánea, por ser reglamentaria del artículo 73 constitucional que establece la facultad del Congreso para emitir dicha legislación, que establece el tipo de ingresos que tendrá el gobierno federal, desde los impuestos, los derechos, aprovechamientos, disfrute de bienes de dominio público hasta el endeudamiento.

Para el ejercicio 2022, se estima a captar un monto de 7 billones 88 mil 250.3 millones de pesos y tener un crecimiento de 4.1% en el Producto Interno Bruto (PIB).

Con la Miscelánea Fiscal se busca impulsar regímenes fiscales simplificados basados en la confianza ciudadana y el aprovechamiento de los medios tecnológicos, a fin de otorgar certeza jurídica a los contribuyentes, dando mayor claridad en la aplicación de las disposiciones de una manera rápida, práctica y sencilla.

Por su parte, en la Ley Federal de Derechos se determinan las cuotas que pagan los ciudadanos por la prestación de los servicios que proporcionan las dependencias de la Administración Pública Federal.

Entre las reformas aprobadas me permitiré enumerar las más importantes:

  1. Promoción de la reactivación económica mediante un esquema de simplificación tributaria que incremente la inversión, impulse la competitividad y facilite la inserción de nuevos contribuyentes.
  2. Reducción del 16 % al 0 % el IVA en alimento para animales, aplicándose dicha tasa también a productos agrícolas y ganaderos.
  3. Disminución de la tasa de IVA al 0% a toallas sanitarias, tampones y copas para la gestión menstrual, beneficiando a todas las mujeres de México.
  4. Incorporación de personas mayores de 18 años en Registro Federal de Contribuyentes, sin dar lugar a obligaciones fiscales como la declaración o pago de impuestos ni a la aplicación de sanciones, de modo que no implica ninguna afectación a la esfera de personas incorporadas, por el contrario, les facilita oportunamente su inserción en el campo laboral para el ejercicio de sus actividades económicas.

Es necesario puntualizar que la política actual del gobierno no propone el aumento de impuestos ni la creación de nuevas contribuciones, con la idea de fomentar el consumo e incentivar la inversión, dotar de certidumbre a los hogares y empresas para la realización de actividades económicas y favorecer la recuperación económica de nuestro país.

Desde el Senado de la República respaldamos la economía moral que ha tenido a bien proponer el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, convirtiéndose en una verdadera revolución fiscal para la historia tributaria de nuestra gran nación y, sin duda refleja el crecimiento de nuestra economía.

COLUMNAS ANTERIORES

Cómo transformar la crisis de suministros en una oportunidad
Insectos: manjares diminutos de enormes beneficios

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.