Colaborador Invitado

Guardia Nacional e inseguridad

Es necesario tener una política de seguridad transexenal, integral, con énfasis en la profesionalización de las policías para consolidar la Guardia Nacional.

México vive una fuerte crisis de violencia e inseguridad que se expande por cada región, confirmando que las estrategias gubernamentales vigentes no han dado los resultados esperados, pues en nuestro país se está vulnerando el derecho a la seguridad humana.

En ese contexto, desde el Ejecutivo federal se ha planteado la necesidad de una reforma constitucional para que el mando de la Guardia Nacional se integre a las Fuerzas Armadas, lo que cancelaría todo planteamiento de que la Guardia sería una corporación civil.

A dos años de su creación, nos parece que el rumbo que debería tomar esta corporación es el de fortalecer su estructura y profesionalización para consolidarla como un mando civil efectivo para nuestro país, en lugar de seguir aumentando las tareas civiles a las Fuerzas Armadas, lo cual no coincide con lo que profesan las naciones democráticas en materia de derechos y justicia.

Ante esta situación, en la Coparmex planteamos las siguientes necesidades:

1. El Estado debe garantizar el derecho a la seguridad pública y combatir a la delincuencia, a través de instituciones civiles y no militares.

2. Se requiere atender la inseguridad y combatir la impunidad por medio de labores de inteligencia, intervención coordinada de los distintos órdenes de gobierno y una eficaz articulación con el Poder Judicial.

3. Como mencionan organizaciones, por ejemplo, Causa en Común, es urgente restablecer y fortalecer los mecanismos institucionales construidos durante años y luchas ciudadanas como el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) que busca establecer las acciones de seguridad pública en México a partir de la coordinación entre instancias, instrumentos, políticas, servicios y acciones a nivel federal, estatal y municipal.

4. Es urgente fortalecer las capacidades de las policías estatales y municipales, en lugar de suplantar sus responsabilidades, al ser las figuras facultadas para interactuar con la población, prevenir los delitos y la violencia, e investigar los delitos del fuero común que más impactan a la ciudadanía. Deben restablecerse mecanismos como la certificación, los controles de confianza, y la mejora de sus condiciones laborales.

5. Es necesario promover la participación ciudadana en las mesas de seguridad, ya que es indispensable dar voz a los ciudadanos y a las víctimas de la delincuencia, así como atender sus propuestas y observaciones a las metas y estrategias gubernamentales.

En Coparmex, consideramos que es necesario que el país tenga una política de seguridad transexenal, integral y con énfasis en la profesionalización de los cuerpos policiales para consolidar figuras como la Guardia Nacional y las policías locales.

Solo podremos lograr un México en paz, por medio de instituciones de seguridad sólidas, profesionales, democráticas y abiertas a la participación. #OpiniónCoparmex.

El autor es presidente nacional de la Coparmex.

COLUMNAS ANTERIORES

Real estate en México postpandemia
Empleabilidad y competencias digitales, ¿la nueva brecha?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.