Colaborador Invitado

La revolución digital de los pagos en línea (II)

Es un hecho que en operaciones locales, nacionales y transfronterizas se está viviendo una revolución respecto a medios digitales, la inmediatez, la seguridad y el acceso a la información.

Por Maricarmen García y Luis Alejandro Flores, Socios de Asesoría en Administración de Riesgos Financieros de KPMG en México

En la primera entrega de este artículo comentamos que el cambio en los comportamientos de pagos, a menudo implica un largo proceso y, para el caso de México, hay elementos que modelan el comportamiento y el uso de los medios de pago, los cuales deberán atenderse para avanzar en la adopción de pagos digitales, beneficiando con ello a la cadena de valor y favoreciendo la inclusión financiera. Dos conceptos más en el desarrollo de los pagos digitales son los pagos instantáneos y los transfronterizos, que se han desarrollado con gran fuerza y que con elementos como la banca abierta, tendrán particular relevancia.

Pagos instantáneos

Operaciones en tiempo real, capacidad de rastreo y menores comisiones han promovido que los pagos instantáneos sean una de las principales tendencias en los mercados de Europa y Estados Unidos (EU). El concepto de pago instantáneo no es nuevo, México fue de los primeros en adoptar un sistema nacional de pago en tiempo real, y el regulador se encargó de hacerlo obligatorio: el Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI). En la actualidad, existen en el mundo al menos 40 sistemas nacionales de pago en tiempo real, como Single Euro Payments Area (SEPA) en Europa y la red Clearing House’s Real-Time Payments (RTP) en EU. Su desarrollo y adopción tiene gran potencial en las operaciones entre particulares, P2P, entre empresas, B2B, y entre clientes y empresas, C2B. Esto tiene la ventaja de no depender de los intermediarios que participan en la cadena de valor.

En México se lanzó una solución de pago instantáneo, basado en la generación e intercambio de códigos QR, denominado cobro digital (CoDi); sin embargo, aún con los beneficios que presenta de inmediatez, seguridad y gratuidad, su uso no ha tenido el éxito esperado. CoDi fue pensado originalmente como una solución P2P, pero tiene un enorme potencial para operaciones C2B. Aunque las instituciones financieras han sido impulsadas por el banco central a adoptar esa forma de pago, no se ha logrado promover eficazmente ni se han creado experiencias de uso que inviten a su adopción. Se han lanzado algunas iniciativas para masificarlo, pero ese campo es aún fértil, al ser una operación sobre la que no se cobran comisiones; al ofrecerlo como método de pago se debe pensar cómo agregar valor al cliente como al comercio de forma que se pueda monetizar.

Pagos transfronterizos

Con el desarrollo de las transacciones en línea y el incremento de operaciones internacionales, las soluciones de pagos transfronterizos también se han convertido en una necesidad. Para satisfacerlas, recientemente se lanzó SWIFT gpi, un tipo de transferencia con un lenguaje común para las transacciones financieras, la cual permite efectuar pagos internacionales más rápido y así disponer de una visión en tiempo real desde el envío hasta la recepción de los fondos. Esto permite realizar un seguimiento preciso del pago, saber cuándo se ha abonado al beneficiario y, sobre todo, conocer a detalle las comisiones que han cobrado los bancos intermediarios. El banco agrega un rastreador, llamado unique end-to-end transaction reference (UETR), con el objetivo de que los bancos puedan ofrecer integraciones con terceros que permitan facilitar esta información de seguimiento a los sistemas de gestión de las empresas, lo cual beneficiará a sus tesorerías.

Conclusión

El ecosistema de pagos es muy amplio, pero es un hecho que en operaciones locales, nacionales y transfronterizas se está viviendo una revolución respecto a medios digitales, la inmediatez, la seguridad y el acceso a la información. Los usuarios finales y las organizaciones de todos los tamaños buscan transparentar y disminuir las comisiones en transacciones de pago. Adicionalmente, las compañías con altos volúmenes de transacciones necesitan simplificar el proceso y dar visibilidad a sus operaciones de tesorería. Se puede obtener una gran cantidad de información de los clientes derivada de sus operaciones de pago, y su análisis puede servir no solo para personalizar la experiencia de compra y crear ofertas personalizadas, sino para modelar un perfil de riesgo particular. También es importante tomar en cuenta que las herramientas de análisis de comportamiento integradas a sistemas de control y monitoreo de fraude disminuyen el riesgo e incrementan la aceptación. Las integraciones al punto de venta y a los sistemas de gestión facilitan la operación de cualquier empresa. Finalmente, cuanto mayor sea la percepción de seguridad y conveniencia, mayor será la adopción, y como resultado, la inclusión.

En este momento decisivo de transformación, es preciso que las organizaciones evalúen las opciones que existen y analicen un modelo novedoso que mejore el servicio al cliente.

Por ello, es esencial contar con el apoyo de una asesoría especializada que aporte una visión innovadora y experiencia local para encontrar las soluciones óptimas que faciliten el logro de los objetivos de negocio.

Nota: las ideas y opiniones expresadas en este escrito son del autor y no necesariamente representan las ideas y opiniones de KPMG en México.

COLUMNAS ANTERIORES

Turismo, pilar para la reactivación económica
Banca de desarrollo, una nueva ambición para el clima

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.