Colaborador Invitado

Ciudades intermedias como instrumento para el desarrollo territorial sostenible e innovador

Las Ciudades Intermedias sirven de puentes entre las poblaciones rurales y las urbanas, brindando oportunidades de empleo y mejor calidad de vida para las poblaciones migrantes.

Por Diego Montenegro Ernst, representante del IICA en México

La evolución de las políticas públicas en materia de desarrollo rural en las últimas décadas ha contribuido a la construcción de modelos y estrategias que privilegian a los sistemas territoriales como las unidades de gestión pública más relevantes. Estas impulsan una visión integral, multisectorial y multidimensional del desarrollo. Esto se traduce en que se reconocen las complejidades del desarrollo territorial y se fomentan visiones más exhaustivas e integrales en sus planteamientos.

Todo esto ocurre en un contexto mundial en que números crecientes de habitantes de las áreas rurales continúan su marcha hacia las grandes ciudades, tanto al interior de los países como también cruzando fronteras y continentes en búsqueda de mejores condiciones de vida, acceso a servicios básicos y oportunidades de empleo. Este flujo migratorio, se presenta por los efectos del Cambio Climático y por razones de violencia e inseguridad ciudadana, fenómenos agravados hoy en día por la pandemia del Covid-19 y sus consecuencias económicas y sociales. Este escenario viene generando crisis humanitarias y presiones sobre políticas públicas que den soluciones oportunas e innovadoras a nivel local, nacional y global.

De acuerdo con el Informe Panorama de la Migración Internacional de la CEPAL, América Latina es una región expulsora de población. Alrededor de 28.5 millones de latinoamericanos y caribeños residen en países distintos al de su nacimiento. La mayoría de los emigrantes corresponden a personas de México y Centroamérica, sin embargo, en las últimas dos décadas, la migración de la subregión México-Centroamérica a los Estados Unidos presenta diversas características, entre las que destaca el impacto de la crisis económica y las políticas de deportaciones masivas. En la región Sur predomina la migración proveniente de países de la misma región y al interior de los países (rural-urbana).

En ese contexto es que las Ciudades Intermedias (CI) juegan un rol de nodos de desarrollo, de dotación de servicios básicos, producción de bienes y servicios que añaden valor e identidad a la producción del campo y atraen insumos de las grandes urbes para generar intercambios, empleo y movimiento dinámico de las economías locales. Las CI sirven de puentes entre las poblaciones rurales y las urbanas, brindando oportunidades de empleo y mejor calidad de vida para las poblaciones migrantes - especialmente jóvenes y mujeres.

Tal como las define la Red Mundial de Ciudades y Gobiernos Locales y Regionales (UCGL por sus siglas en inglés), las Ciudades Intermedias son urbes que crean nexos entre zonas rurales y urbanas mayores. El fomento y su incorporación como instrumentos de la política pública, plantea la necesidad de revalorizar lo rural, en el contexto del desarrollo sostenible de los territorios, dejando en evidencia que la ruralidad no es sinónimo de retraso o de pobreza, sino al contrario, son espacios de oportunidades para emprendedores y para los ciudadanos que las habitan.

Las políticas fundamentadas en el enfoque territorial parten del reconocimiento del territorio como una categoría estructurante, entendida como un sistema complejo, construido social e históricamente, que integra sus componentes espaciales, naturales y artificiales; las estructuras sociales que establecen los grupos humanos que los ocupan; las relaciones económicas que se generan a partir de las distintas formas de apropiar y usar los recursos naturales disponibles; las instituciones que se generan a partir de los diferentes procesos de interacción social, política y económica; y una cultura que integra valores, cosmovisiones, prácticas e identidades que dan cuenta de un sentido de pertenencia y apropiación del territorio por parte de sus pobladores.

Se entiende que el concepto de territorialidad no se refiere únicamente a un espacio geográfico con historia e identidad, sino que es también una compleja construcción social, dinámica y multifuncional. En ese contexto la agricultura, el turismo u otras actividades económicas son solo algunas de las expresiones productivas y de servicios generadoras de oportunidades de empleo y riqueza, y que incorporan el concepto de una mayor integración de los espacios rurales y urbanos.

Las ciudades intermedias en su rol de instrumento del desarrollo territorial, en la actualidad asumen preponderancia en el contexto Latinoamericano, particularmente con los enfoques que promueven el establecimiento de estructuras urbanas más sostenibles y equitativas. Por su ubicación en un territorio, tienen la capacidad de intermediar y vincularse con otros territorios urbanos y rurales para compartir conocimientos, diversificar sus economías y promover emprendimientos conjuntos.

Estos son algunos de los aspectos debatidos en el XII Foro Internacional de Desarrollo Territorial, celebrado en el mes de noviembre de 2018 en Bogotá, Colombia, con la participación de varias redes e instituciones líderes y promotoras del tema. La próxima versión, el XIII Foro Internacional y Congreso Internacional de Desarrollo Territorial, se llevará a cabo en México en el mes de abril del 2021, evento organizado por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), en alianza con la Red para la Gestión Territorial del Desarrollo Rural y otros socios estratégicos regionales y globales.

COLUMNAS ANTERIORES

El comercio digital llegó para quedarse y ahora el reto es la innovación
¿Cómo medir la productividad de los empleados en la nueva normalidad?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.