Claudia Olguin

Usos múltiples vs usos mixtos

La combinación de giros o usos en un mismo proyecto inmobiliario buscó diversificar la oferta de valor de los desarrollos.

Desde su incorporación al mercado en los últimos años, la combinación de giros o usos en un mismo proyecto inmobiliario buscó diversificar la oferta de valor de los desarrollos.

Es la razón que mueve a los inversionistas y desarrolladores de cerca de 100 proyectos de usos mixtos distribuidos en 21 ciudades de México. Las combinaciones han sido múltiples, pero se enfocan a la integración de vivienda, hotelería, oficinas y retail, como los que con mayor frecuencia se utilizan. La lógica de quienes los han promovido en la industria inmobiliaria se basa en integrar comunidades, centros de convivencia y destino.Sin embargo, la pandemia ha traído retos complementarios para su fortalecimiento y depuración.

Basta considerar que muchos de ellos se ubican en las grandes ciudades, hecho que ha afectado algunos de sus giros como el alicaído mercado hotelero de viajes de negocios, los altos niveles de disponibilidad de oficinas y las áreas comerciales.

Este último uso no ha recuperado los niveles pre pandemia. Estadísticas generadas por Mac Arquitectos contabilizan 910 centros comerciales que integran 23.5 millones de m2 de área bruta rentable, pero con 17 centros comerciales registrados en 2021, lejos se ven los registros de 45 centros de 2018. Es una realidad que aplica a conjuntos comerciales anclados por tiendas de autoservicio, cine y/o tienda departamental, además de contar con al menos 30 locales comerciales.

Lo relevante de este escenario, es la manera en que fenómenos como la reconversión, adecuaciones y cambios de portafolios de propiedades, están motivando la llegada de nuevos jugadores al mercado mexicano. Es el caso del estudio de diseño urbano y arquitectónico Californiano JERDE, que si bien ha participado en las últimas décadas en proyectos como el master plan de Santa Fe, al poniente de la Ciudad de México, decidió abrir su sexta oficina mundial en México.

Desde la CDMX y bajo el liderazgo de Andrés Shapiro buscará desarrollar el mercado en América Latina.

Además la intención de Ed López, director Principal de Diseño de la firma, es participar en el crecimiento económico y de ciudades complejas, hecho que continúa abriendo oportunidades para el desarrollo de propuestas de arquitectura experiencial y de usos múltiples.

Su participación ayudará al redireccionamiento de proyectos, pero sobre todo a incorporar tendencias como la flexibilidad de los usos para atraer a consumidores que no sólo buscan calidad de vida, sino experiencias en los espacios.

En la región, la empresa ha participado en el diseño de Distrito Armida en Monterrey de GM Capital, Península en Tijuana, La Perla en Guadalajara y Oxígeno, ubicado en Heredia, Costa Rica.

A diferencia de otras propuestas de firmas de arquitectura globales con presencia en México como Gensler, Foster + Parnters, Zaha Hadid y otros, JERDE apuesta a expandir su concepto placemaking con el que busca integrar un diferencial en el mercado, no sólo de usos múltiples, planes maestros, proyectos residenciales, multifamily y la experiencia alcanzada en lo generado en el nicho del entretenimiento y deportes.

Es el caso de las propuestas generadas en proyectos icónicos como el Bellagio en Las Vegas, Namba Parks en Japón y el Kanyon en Turquía.Sin duda, poner un pie físico en México es una señal del potencial que se ve en el mercado local, pero sobre todo determina una apuesta relevante, pese a la pandemia y el contexto macroeconómico y político que ha impactado al mercado inmobiliario.

COLUMNAS ANTERIORES

La Laguna Industrial
Inflación profundiza huella

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.