Una vez más, ¿qué hace a un equipo eficaz?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Una vez más, ¿qué hace a un equipo eficaz?

COMPARTIR

···
menu-trigger

Una vez más, ¿qué hace a un equipo eficaz?

16/11/2018

Cuando discutí con mi amigo Eduardo Fernández el artículo sobre los mandos intermedios, publicado el mes pasado en estas páginas, me comentó que Google había invertido en un proyecto que tenía el objetivo de determinar qué es lo que hace que los equipos sean eficientes.

El asunto no es menor. Todos los que trabajamos, estemos de acuerdo o no, tenemos que integrarnos a equipos de todo tipo: Homogéneos y heterogéneos. También hemos sentido que hay equipos en los que funcionamos muy bien porque las discusiones son eficaces, y sobre todo porque se logran objetivos audaces.

Al mismo tiempo, hay equipos donde no conectamos, ya que los consideramos una pérdida de tiempo y, por si fuera poco, son bastante ineficientes en el logro de sus objetivos.

Una de las partes más importantes en un programa de perfeccionamiento de habilidades directivas, que utiliza el método del caso y que puede ser un programa ejecutivo o uno que lleve a obtener un grado académico como un MBA, es precisamente el trabajo en equipo. Estos programas están pensados intencionalmente para discutir los casos y para que los participantes tengan una vivencia de lo que significa reunirse con un grupo que debe trabajar eficazmente, aunque como sucede con frecuencia los integrantes del equipo no hayan sido elegidos por ellos mismos. Así es la vida: A veces no es posible elegir con quién trabajar.

Google se ha caracterizado por ser no solo una empresa de tecnologías de búsqueda, también se ha propuesto estudiar a fondo cómo es que “trabajamos”. Un ejemplo son sus prácticas innovadoras en su ambiente de trabajo. También es una empresa que siempre está en los primeros lugares de los rankings de empresas innovadoras y donde los jóvenes egresados desearían trabajar.

Su proyecto para estudiar qué es lo que hace eficaz el trabajo en equipo se denominó “Aristóteles”. ¿Qué pensaría el Filósofo si supiera que 2,500 años después de su muerte sigue siendo muy apreciado y considerado?

Para estudiar el tema, en Google procedieron a revisar un enorme acervo de literatura sobre el trabajo en equipo. Además estudiaron a fondo 180 equipos de la compañía y su funcionamiento. Para ello, realizaron más de 200 entrevistas, identificando 250 atributos distintos de cada equipo y, finalmente obtuvieron correlaciones entre los factores presentes en los equipos más eficaces y exitosos.

El resultado es sumamente interesante: ¿Cuáles son las cinco características clave de los mejores equipos?

1. Confiabilidad. Los miembros del equipo hacen las cosas a tiempo y cumplen con las expectativas.

2. Estructura y claridad. Los equipos de alto rendimiento tienen objetivos claros y roles definidos para cada uno de sus integrantes.

3. Significado. El trabajo tiene un sentido personal para cada miembro del equipo.

4. Impacto. El equipo cree que su trabajo tiene un propósito claro y busca también lograr un impacto positivo en el objetivo de la organización.

El quinto elemento fue el más importante:

5. Seguridad psicológica. ¿Cuántas veces hemos estado en reuniones y, debido al temor de parecer incompetentes, contenemos preguntas o ideas? Es comprensible porque en ese momento estamos en un entorno donde todo lo que haces o dices está bajo un microscopio.

Pero imagina un escenario diferente. Una situación en la que todos pueden correr riesgos, expresar sus opiniones y hacer preguntas sin prejuicios. Un ambiente donde hay confianza y seguridad para poder “bajar la guardia”. Eso es seguridad psicológica que incluye dos importantes normas o principios (no escritos): 

Los miembros del equipo:

A) Hablan aproximadamente entre ellos y bajo la misma cantidad de tiempo (no hay “acaparadores de la palabra” ni “callados”). La distribución de lo que llamamos “tiempo de conversación” ocurre naturalmente.

B) Tienen una capacidad superior al promedio de las personas para leer las emociones de los demás según sus expresiones faciales.

¿El resultado? Los equipos con entornos psicológicamente seguros están formados por empleados con menos probabilidades de irse, más probabilidades de aprovechar su heterogeneidad y, en última instancia, son más exitosos.

Diseñar el equipo perfecto es más subjetivo de lo que nos gustaría, pero centrarse en estos cinco componentes aumenta la probabilidad de construir un equipo de ensueño. Aristóteles estaría de acuerdo con el resultado: “El todo puede ser mayor que la suma de sus partes”

El autor es Profesor del Área de Política de Empresa (Estrategia y Dirección) en el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (IPADE) y Director de Programas In-company en la misma institución. ¿Comentarios acerca de este artículo?: Por favor envíe su correo a cruiz@ipade.mx

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.