Benito Solis

Impacto económico en México del calentamiento global

Las autoridades europeas regulatorias han iniciado diversas restricciones a las emisiones de bonos de empresas que no cumplan los distintos indicadores llamados ESG,

Zurich, Suiza.– En Europa se han vuelto a incrementar los contagios derivados del Covid-19, saturando hospitales, con el riesgo de que vuelva a incrementarse la mortandad. En Suiza cada vez es más común no solo que se exija el uso del cubrebocas para entrar a cualquier lugar público, sino que se solicita el certificado de vacunación para asistir a eventos públicos y realizar diversos trámites. Es inevitable que en los próximos meses se generalice al resto de Europa algún tipo de certificado o ‘pasaporte’ de que ha sido vacunado para tomar un transporte público como subirte al tren o a un avión, hacer un trámite del gobierno o entrar a algún lugar donde haya público.

Al evento anterior se agrega que en los pasados días diversos ríos y lagos se han desbordado en partes de Europa, principalmente en Alemania y Bélgica, provocando inundaciones y deslaves en diversas ciudades y pueblos, con su consecuente destrucción de viviendas y pérdida de vidas humanas. Esto ha incrementado la presión social para que las autoridades tomen medidas más radicales para detener el calentamiento global del planeta. Aunque los principales países que propician este calentamiento global son Estados Unidos y China, la población europea considera indispensable apoyar en el control de este fenómeno meteorológico.

La Organización Meteorológica Mundial (OMM), con sede en Ginebra, Suiza, publicó un estudio en el cual pronostica que en el lustro de 2021 a 2026 la temperatura global superará la temperatura existente desde la época preindustrial; aunque en la actualidad ya estamos en promedio por arriba de ese nivel en 1.2° C.

Aunque tal cantidad parece pequeña, sus efectos son graves en distintas partes del planeta, ya que aumentan las probabilidades de ciclones tropicales en el Atlántico, se elevan de manera importante las temperaturas en el hemisferio norte del planeta, como en Canadá y el Ártico, además de que se tienen olas de calor en distintas partes; mientras que el sureste de Norteamérica y México se tendrán graves periodos de sequía provocando incendios, caída en la producción agropecuaria y reducción en la producción eléctrica. En general, habría cambios del clima importante con periodos de sequías seguidas por lluvias inesperadas. Se estima que en el norte del círculo ártico la temperatura aumentaría el doble de la media mundial, con el consecuente deshielo de los polos. Todos los eventos anteriores ya están sucediendo en la actualidad.

Como resultado del deshielo de los polos terrestres se está elevando el nivel del mar, que de continuar provocaría la pérdida de diversas zonas terrestres. Entre las áreas en riesgo están partes de Florida y Mississippi, en Estados Unidos; así como en zonas de Veracruz y Tamaulipas, Campeche y Tabasco, así como parte de Yucatán.

Se considera que la contaminación producida por la utilización del carbón y del petróleo por el hombre, así como por la destrucción que provoca de los bosques y las selvas, propicia este incremento en el calentamiento global.

En el caso de México habría distintos impactos económicos derivados de la reducción en la producción agropecuaria, menor disponibilidad de agua de riego y para generar energía eléctrica, así como mayor cantidad de incendios y mortalidad de ganado. Su resultado serían mayores precios y volatilidad de los productos alimenticios. Además, serían más frecuentes las inundaciones en diversas zonas de riesgo y una mayor cantidad de apagones de electricidad, con su correspondiente costo para las empresas.

Por otro lado, se incrementará la contaminación ambiental, con su impacto en la salud y en la mortandad de la población. Además, sería inevitable que se eleven las restricciones a nuestros productos de exportación de las empresas que no cumplan las medidas que los países consumidores exigen para cumplir los requisitos de apoyo al medio ambiente. Por ejemplo, los países europeos impondrán el CBAM (Mecanismo de Ajuste en Frontera de las Emisiones de Carbono) como impuesto al carbono a los productos importados, así como las limitaciones a la producción de vehículos que consuman derivados de petróleo en fecha futura. Por su lado, el Congreso de Estados Unidos ya anunció que impondrá medidas análogas a las europeas.

Por su parte, las autoridades europeas regulatorias han iniciado diversas restricciones a las emisiones de bonos de empresas que no cumplan los distintos indicadores llamados ESG, que se refieren al desarrollo sustentable, social y de gobierno corporativo. Empresas y gobiernos que no cuenten con estos requisitos tendrán que pagar mayores costos en términos de tasas de interés y menores flujos de capitales. En resumen, nuestro país pagará un alto costo en ingreso, empleo y bienestar de la población por no cumplir los requisitos que solicitan los países que desean controlar el calentamiento del planeta.

El autor es economista.

COLUMNAS ANTERIORES

Apuntes sobre los Criterios Generales de Política Económica 2022
Estado de derecho: base para la inversión y el crecimiento

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.