Energía con H al Final

Las inversiones hacen ‘corto circuito’

Entre más se tensa la relación del gobierno con los empresarios por el sector eléctrico, menos dinero foráneo llega a éste.

La frontera que el gobierno de México ha puesto en el sector eléctrico con la contrarreforma que impulsa el presidente Andrés Manuel López Obrador ha comenzado a reflejarse en la inversión que llega al país.

Trascendió que al primer semestre de este año, la inversión extranjera directa (IED) en actividades de generación, transmisión y distribución de energía eléctrica se ubicó en solo 666.1 millones de dólares, 31 por ciento abajo respecto del mismo periodo del atípico y brutal 2020.

Este año de recuperación para la mayoría de los sectores económicos, no lo ha sido para el sector que hoy está en la mira de la #4T, empantanado por litigios, amparos y demandas, en uno de los episodios más crudos de confrontación que se haya visto en la historia del país entre el sector privado y el gobierno federal.

Los expertos legales anticipan que la batalla causada por la cruzada energética presidencial tardará por lo menos un año más, pues deben desahogarse todos y cada uno de los 265 amparos que se presentaron en los últimos meses por la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica, que reordena el despacho de la energía al sistema eléctrico nacional.

Entre más se tensa la relación entre el gobierno y los empresarios por el sector eléctrico, menos dinero foráneo llega a este sector. De acuerdo con cifras de la Secretaría de Economía, mismas que son preliminares y serán revisadas, el primer trimestre de este año entraron al país 429.2 millones de dólares, cifra que se redujo 45 por ciento al segundo periodo de 2021 con 231.1 millones de dólares.

La misma situación ocurrió en 2020, pues de los 652.9 millones de dólares recibidos entre enero y marzo, pasaron a 359.1 millones de dólares en el segundo trimestre, también 45 por ciento menos.

De esta forma, quedó el récord de casi 5 mil millones de dólares en IED registrado al cierre de 2018, que se convirtieron en solo 512 millones de dólares el turbulento año pasado.

De continuar con la tendencia, la IED en el sector eléctrico podría cerrar en números rojos este año, en la misma tendencia que en 2020, cuando tan solo en la última mitad del año salieron 500 millones de dólares. Esto, motivado netamente por los efectos de la pandemia, sin embargo, los flujos reportados por la autoridad este año serían causado exclusivamente por la contrarreforma que impulsa el presidente López Obrador.

Diversas fuentes confirman que las empresas no darán ni un paso adelante en sus proyectos de inversión, por lo menos en lo que resta de este año, situación que, ante el panorama antes descrito, se extendería durante todo 2022, en tanto la justa legal siga recrudeciéndose.

Este declive en los datos de la inversión es un efecto que se esperaba en Palacio Nacional. Un vacío que confían, llenará la Comisión Federal de Electricidad, quien debe abastecer por su cuenta, una demanda de energía que cada año crecerá al menos entre dos a tres por ciento en el país. Suerte.

COLUMNAS ANTERIORES

¿Y para cuándo el sindicato?
Cinco años han pasado

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.