Energía con H al Final

‘Pero sigo siendo el (Pemex) rey’

No hace sentido el proyecto de nación que persigue la soberanía y seguridad energética, ancladas a las empresas productivas del Estado.

Cuando se concibió la reforma energética peñista de 2014, se incluyó un transitorio en la Ley de Hidrocarburos para garantizar a las empresas privadas que Pemex quedaría encadenada para que ellos pudieran tener más oportunidades de crecimiento en el naciente mercado de petrolíferos.


Una medida que económicamente tiene cierta lógica en un mercado que se pretendía abrir totalmente al capital privado, y que por décadas se mantuvo cerrado a piedra y lodo, pero que al paso de los años mermó las finanzas de la petrolera nacional, y que hoy no hace sentido en un proyecto de nación que persigue la soberanía y seguridad energética, ancladas a las empresas productivas del Estado.


Ayer, bajo propuesta de su presidente, Manuel Rodríguez, la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados aprobó eliminar esta cadena atada al cuello de Pemex, que le ha llevado a perder, por ejemplo, gran parte del mercado de importaciones.


De acuerdo con datos del Sistema de Información Energética, en febrero de 2020 Pemex tenía el 72 por ciento de la participación en el mercado de importación de petrolíferos, mientras que a febrero de este año bajó drásticamente al 56 por ciento. En algunos mercados específicos como en la importación de diésel y de gas LP, los privados ya superan a la petrolera nacional. De hecho, la iniciativa afirma que de los 23 mil 134 permisos vigentes para actividades de toda la cadena, que incluye comercialización, almacenamiento, distribución y expendio de petrolíferos, solo 207 son de Pemex.


A diferencia de los otros cambios al modelo energético que ha impulsado el Presidente Andrés Manuel López Obrador, el futuro de la eliminación de la regulación asimétrica no es claro, quizá sea porque tomó a todos por sorpresa, siendo al momento la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) la única que levantó la voz con una amenaza en contra de Pemex de mantenerlos vigilados.


No es un secreto que la regulación asimétrica ha sido uno de las máximas afrentas que el gabinete energético de la #4T juró destruir, especialmente dentro de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), donde la nueva generación de comisionados se han manifestado en contra de la misma a través de diversos acuerdos aprobados, como el A/043/2019, ampliamente criticado, y que incluso dio origen a que se pusiera por primera vez sobre la mesa, la posibilidad de desaparecer a los reguladores.




Sucio corto plazo


La recuperación económica global ha traído júbilo en la mayor parte de los sectores productivos, pues los pronósticos son alentadores, sin embargo, dicha recuperación tendrá un costo.


De acuerdo con el Global Energy Review 2021 de la Agencia Internacional de Energía, la demanda de combustibles fósiles crecerá sustancialmente para este año. Tan solo el consumo de carbón se incrementará 60 por ciento más que todas las energías renovables juntas, con lo que se estima que el incremento en la emisión de contaminantes suba 5 por ciento, obligando a retroceder 80 por ciento del avance en esta materia que se tuvo en 2020.


¿Cómo podrían apoyar las fuentes ‘limpias’ en este proceso de reactivación para no depender tanto de las fuentes ‘sucias’? Es la gran incógnita.

COLUMNAS ANTERIORES

Reforma constitucional, la salida
¿Podrá avanzar la contrarreforma energética?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.