Energía para todos

El futuro de la reforma eléctrica

No se avizoran modificaciones sustanciales a la reforma eléctrica, luego de los paneles de discusión que se dieron en el Parlamento abierto.

El futuro de la reforma eléctrica del presidente Andrés Manuel López Obrador es claro, y pese a lo que se diga dentro del Congreso de la Unión, no se avizoran modificaciones sustanciales, luego de los paneles de discusión que se dieron en el Parlamento abierto.

De acuerdo con voces cercanas, ni siquiera la resolución sobre la constitucionalidad, o no, de las modificaciones que se hicieron a la Ley de la Industria Eléctrica, sobre la cual se pronunciará la siguiente semana la Suprema Corte de Justicia de la Nación, moverán la intención de plasmar la visión del sector energético de la #4T en la Carta Magna.

Recordemos que las modificaciones que se hicieron a la LIE, inmediatamente detenidas en jugados por las empresas privadas, tienen como principal finalidad que se modifique el despacho de la energía para favorecer a las hidroeléctricas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Por lo tanto, los alcances de estas modificaciones a la legislación secundaria de la reforma peñista de 2013 son limitados en comparación con lo que pretende la reforma constitucional en materia eléctrica que empuja el Presidente y su gabinete.

Dicho de otra forma, de aplicar sólo la reforma a la LIE, se dejaría de lado la absorción de los órganos reguladores, CRE y CNH, en la Secretaría de Energía; además, no elevaría a rango constitucional la transición energética en manos del Estado; y el cambio más importante, y de igual manera el más controvertido, no terminaría de tajo los contratos con generadores privados, así como los permisos de autoabasto que han sido tan condenados por la actual administración.

Sin mencionar que si desisten de la reforma, que sería votada en Semana Santa, los inconformes tienen una salida más en tribunales internacionales. Una opción que no se les quiere dar en el escenario actual.

Quieren más etanol

Apenas la semana pasada, el Congreso del Estado de México aprobó por unanimidad un punto de acuerdo para solicitar al Órgano de Gobierno de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), que autorice elevar el uso de etanol anhidro como oxigenante en gasolinas regular y Premium hasta en un 10 por ciento, con el fin de reducir más de 4.1 millones de toneladas de CO2 al año en las zonas metropolitanas, y detonar un nuevo mercado con beneficios para los productores de caña y sorgo de todo el país.

Actualmente el nivel de etanol anhidro se encuentra permitido en un máximo de 5.8 por ciento como oxigenante en gasolinas regular y Premium; aunque no así para la Zona Metropolitana del Valle de México, Guadalajara y Monterrey, donde está restringido.

Los legisladores mexiquenses buscan que en la revisión que se llevará a cabo de la NOM-016-CRE-2016 en este año, se permita que México se ponga a la par de otros países como Brasil, la Unión Europea e incluso China, tal como indica el punto de acuerdo promovido por el diputado Daniel Sibaja, quien afirma que la mezclar la gasolina habría una reducción en el precio, aunque no precisó en cuánto.

Mujeres a bordo

De acuerdo con la Agencia Internacional de Energía, sólo 12 por ciento de los puestos de liderazgo en este sector son ocupados por mujeres, por lo que no hay aportaciones menores cuando se trata de desarrollar un ambiente laboral equitativo.

En este sentido, Cotemar fue reconocido como uno de los 10 mejores lugares para trabajar para mujeres en el 2022 (Best Workplaces For Women 2022), en la categoría de más de 5 mil colaboradores, distintivo que reconoce a las organizaciones que hacen posible que la mujer tenga mejores lugares de trabajo en donde se le considere, respete y promueva.

COLUMNAS ANTERIORES

La resiliencia energética
Reforma eléctrica pasa su primer factura

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.