Energía para todos

Pemex va por todo en combustibles

En petrolíferos se libra una batalla en la que el juego se llama devolverle la gloria a la empresa estatal mexicana.

Mientras en el sector eléctrico están mordiéndose las uñas por la reforma que se fue a la nevera hasta mediados del siguiente año, en petrolíferos se libra una batalla en la que el juego se llama devolverle la gloria a Pemex.

La batalla se ha dado por varios frentes. El primero ha sido a través de la eliminación de permisos a la importación de combustibles a grandes competidores de la petrolera nacional como Trafigura y Windstar, a quienes la Secretaría de Energía (Sener) detectó irregularidades, lo que derivó en que se les rescindiera su permiso; y no serán los únicos, según comentan extraoficialmente.

Por otra parte, la Comisión Reguladora de Energía (CRE) le ha tocado mover los alfiles en el tablero de esta partida, bloqueando el paso a nuevos competidores, y aplicando al máximo, y por demás, la ley a las terminales de almacenamiento, a las que ha decidido hacer visitas sorpresa con la finalidad de mantenerlas a raya.

Recordemos el cierre de la terminal de Monterra Energy en septiembre pasado, una de IEnova en Puebla, y otra más de Bullmatic en Hermosillo.

La más reciente estocada vino apenas la semana pasada cuando en una visita a una terminal de Vopak en Veracruz, donde la CRE inmovilizó nueve tractocamiones aparentemente sin tener facultad legal para hacerlo. Ese movimiento bastó para que las empresas transportistas tengan miedo de cargar en las terminales, por la posibilidad de que sus unidades queden en el ‘limbo legal’.

Por ello, tanto la Canacar, de Ramón Medrano, y la Asociación Mexicana de Distribuidores de Energéticos (AMDE), que comanda Sergio Estrada, están presionando en la CRE para que les definan por fin el criterio jurídico de su decisión, pues en este contexto anticipan más inmovilizaciones, por lo que los camiones simplemente ya no quieren entrar a cargar, lo que ha ocasionado desabasto en algunas ciudades del Bajío.

El argumento de la CRE es que los tractocamiones pertenecen a la infraestructura para movilizar los hidrocarburos con un permiso de transporte distinto a ductos, y que ya existen unidades que cuentan con dicha licencia para hacerlo por parte del regulador energético.

De manera paralela, Pemex avanza con los gasolineros, a quienes ofrece maravillas si regresan a la franquicia, a través de un plan de cuatro pilares, donde destaca la gestoría de permisos ante la CRE, que como sabemos, tiene en el tintero más de 400 solicitudes sobre el tema, y que solo resuelve aquellos que venderán producto de la marca del “águila”.

En el sector los nervios están de punta, el gobierno promete que recuperará, sino todo, muy buena parte del alrededor de 40 por ciento que perdió del mercado de petrolíferos, desde la reforma peñista de 2013.

Semana negra para Gil White

Trascendió esta semana que el Juez Décimo de Distrito de Amparo en Materia Penal de la Ciudad de México negó a Gonzalo Gil White, Carlos Enrique Williamson Nasi, Miguel Ángel Villegas Vargas, y Cynthia Ann Delong, el amparo que solicitaron contra la cuarta orden de aprehensión que fuera emitida en su contra, el 15 de diciembre de 2020.

Ante esto, se giró orden de aprensión por una supuesta operación de 100 millones de pesos a través de una empresa facturera “Elementos Visionarios” (las odiadas por el Presidente López Obrador), en un contrato de la emproblemada Oro Negro con Petróleos Mexicanos.

Pese a la lucha de los sospechosos, el juez resolvió “la existencia de un hecho que la ley señala como el delito de abuso de confianza, así como la probabilidad de que el imputado Gonzalo Gil White, intervino en su comisión como coautor material”.

Se anticipa que el gobierno de la #4T podría hacer un pronunciamiento al respecto, presumiendo el caso como un duro golpe en contra de la corrupción.

COLUMNAS ANTERIORES

Están perdiendo la batalla contra la gasolina
Sin prisa, la reforma energética

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.