Energía para todos

Sin prisa, la reforma energética

La discusión de la reforma de AMLO se aplazó a 2022 y tal vez sea la mejor decisión, ya que no debe aprobarse por fast track.

Un cambio tan profundo para el futuro del sector energético en el país, como es la iniciativa de reforma constitucional al sector eléctrico que el Presidente Andrés Manuel López Obrador envió al Congreso, no puede darse por fast track.

Lo más responsable es que como país discutamos el modelo que queremos, y de esta forma se pueda conciliar con el modelo que necesitamos. Gobierno, empresas, legisladores y los más importantes, los ciudadanos, debemos sentarnos para construir nuestra reforma energética, sin importar el tiempo que se lleve. Los relojes políticos no caben cuando se trata de una decisión de este tipo.

En este espacio he insistido en que el gran error de la reforma peñista de 2013, que hoy tiene a dos ex funcionarios en prisión, fueron desestimar esas más de 300 reservas que no se tomaron en cuenta en la votación legislativa. Callar las voces críticas y aplastarlas con poder político y económico, creó la grieta que hoy la derrumba. Construyeron un ambicioso castillo de primer mundo sobre un pantano.

Por eso lo mejor es esperar. El Presidente López Obrador ha reiterado la apertura para modificar su propuesta sin perder la esencia de la misma. Es momento de hablar, de compartir ideas, de ponerse creativos. La descalificación ya no surte efecto.

Una reforma energética en México es prioridad para dejar de violar la legislación actual ante el choque con la visión política. Pero también por esa misma prioridad, es que debemos darnos tiempo para platicarla.

Reencuentro gasolinero

El sector gasolinero fue uno de los que más padeció los embates del confinamiento que trajo la pandemia. En algunos casos y zonas del país se reportaron caídas en la venta de gasolinas de hasta 80 por ciento, o más.

Al mismo tiempo, los gasolineros han tenido que sortear los retos legales que les arrojan las modificaciones al marco legal promovidas por el Gobierno Federal, mientras que la Comisión Reguladora de Energía (CRE) continúa acumulando solicitudes de permiso para llevar a cabo diferentes trámites.

Por ello, Roberto Díaz de León, presidente de la Onexpo, llamó a un reencuentro del sector, en el marco de la convención anual que se llevó a cabo esta semana en Cancún.

Lo primero, dijo el líder de los empresarios gasolineros, fue resistir la crisis de frente, en una pandemia que además de dejar tras de sí pérdidas económicas, le causó la muerte a 14 miembros distinguidos de esta industria.

Una vez pasada la marea más alta, dijo De León, fue necesario reorganizarse, conocer en dónde quedaron parados, para entonces reinventarse y buscar nuevas formas de conectar con los consumidores.

Hoy tienen una perspectiva más clara respecto a lo que vendrá y piden al gobierno que se haga lo necesario para mantener e incrementar el ritmo de la recuperación en la economía del país. Vendrán también retos, dice el presidente de la Onexpo, siendo la desaparición de la CRE, uno de los más importantes.

COLUMNAS ANTERIORES

¿Por qué no se ha desplomado la producción de Pemex?
De cara a la tormenta energética

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.