Desde San Lázaro

Marko Cortés pone en riesgo la alianza política

Marko Cortés quiere dañar a los coahuilenses al pretender dinamitar la alianza que existe con el PRI y el PRD, pese a estar consciente de que su partido incumplió el compromiso.

En Coahuila, el PAN pretende alcanzar diversas canonjías con base en espejismos que solo existen en la mente de su dirigencia nacional y estatal, al exigir posiciones políticas que no corresponden a su realidad electoral en la entidad, toda vez que el año pasado, los porcentajes de votación de los blanquiazules fueron los peores de los últimos años.

Marko Cortés, dirigente nacional de ese partido, cree que con declaraciones va a conquistar cargos de representación popular como la alcaldía de Torreón y que, con presiones, va a doblegar al gobernador Manolo Jiménez para obtener más posiciones en su gabinete.

Lo cierto es que la conquista de la gubernatura por parte del priista Manolo Jiménez en los comicios del año pasado, se debió a diversos factores, entre los que destacan la notable gestión del anterior gobernador, Miguel Ángel Riquelme; la irrupción de un candidato joven y carismático con una descollante carrera política como fue el caso de Manolo; y el apoyo de los aliados políticos como el PAN, que si bien es cierto que coadyuvó en la victoria, también es una realidad no fue superior a otros apoyos provenientes del PRD y de la misma ciudadanía.

Los azules coahuilenses deben poner los pies en la tierra para aconsejar a su dirigencia nacional, léase Marko Cortés, que no pretendan “orinarse fuera de la bacinica”, al buscar quedarse con candidaturas que no garantizan ningún triunfo electoral.

En términos reales, el PAN obtuvo, el año pasado, 6 por ciento de las preferencias electorales y 12 por ciento de manera conjunta con la alianza; no obstante ello, se concedieron para militantes mujeres de ese partido, la titularidad de varias dependencias gubernamentales y en el Congreso se premiaron a los panistas con cinco diputaciones, cuando les debieron haber tocado tan solo dos por la votación alcanzada.

Ante la beligerancia de los azules, salió al paso el propio gobernador, apoyado por el PRI estatal, para informar a la opinión pública que el PAN no está en condiciones de pedir más de lo que merece.

En el acuerdo signado por los panistas para coaligarse con el PRI y el PRD en Coahuila, se comprometieron a lograr el 20 por ciento de la votación, hecho que no sucedió.

Los resultados obtenidos en la elección del 4 de junio de 2023, arrojaron que el PRI obtuvo una votación de 624 mil 24 sufragios, equivalente al 46.40 por ciento, mientras que el PAN, 81 mil 526, equivalente al 6.06 por ciento de la votación. Ello demuestra con claridad, basados en resultados oficiales, que Acción Nacional incumplió el compromiso pactado de lograr el 20 por ciento de la votación para consolidar la alianza en Coahuila; sin embargo, la colaboración, hasta hoy, ha sido total.

Honrando el compromiso de impulsar un gran gobierno de coalición, se le otorgó al PAN un porcentaje mayor de los puestos comprometidos con base en su votación alcanzada, y han estado integrándose más panistas al gobierno estatal.

La postura de la dirigencia nacional del PAN no solo se basa en la obtención de cargos públicos, sino que, para el proceso electoral de este año, está solicitando tres distritos electorales federales en Coahuila, y gobiernos municipales, donde sus resultados electorales han venido a la baja.

En el caso particular de Torreón, donde el PRI logró 151 mil votos en la elección de 2023, frente a 31 mil 800 del Partido Acción Nacional, por lo que es irracional el punto de la dirigencia nacional de ese partido al exigir la candidatura para ese municipio.

No obstante que el PAN va a la baja en Coahuila, se les concedió la candidatura a la presidencia municipal de Monclova; aunque cabe recordar que el PRI logró, en la pasada elección, 39 mil 638 mil votos en dicho municipio, frente a los 11 mil 088 obtenidos por Acción Nacional.

Marko Cortés quiere dañar a los coahuilenses al pretender dinamitar la alianza política que existe con el PRI y el PRD, pese a estar consciente de que su partido incumplió el compromiso de obtener el 20 por ciento de los votos en la elección de 2023.

Advierte el gobernador Manolo Jiménez que la actitud de la dirigencia nacional del PAN pone en riesgo lo que debiera ser la prioridad de la alianza política, conformada entre el PAN, PRI y PRD a nivel nacional, para que la precandidata Xóchitl Gálvez gane la presidencia de la República y se obtenga la mayoría en el Congreso federal y en los estatales.

COLUMNAS ANTERIORES

Un escenario muy complejo para la presidenta
Morena cuando pierde arrebata

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.