Desde San Lázaro

Se rayaron los maestros

Los ecos de la reunión entre el presidente y sus principales colaboradores con la cúpula del SNTE han sido muy alentadores para el magisterio.

Los ecos de la reunión entre el presidente y sus principales colaboradores con la cúpula del SNTE, encabezada por su secretario general, el maestro Alfonso Cepeda Salas, han sido muy alentadores para el magisterio, toda vez que no solo alcanzaron los incrementos necesarios al salario para recuperar la pérdida del poder adquisitivo, 7.5 por ciento, sino que también se han basificado a 657 mil 571 trabajadores de la educación, quienes cubrían interinatos, muchos de ellos por varios lustros, además de la tan anhelada respuesta a la revisión de las pensiones que injustamente, la mayoría, se tabulan con base en UMA y no a los salarios mínimos.

La titular de la SEP, Delfina Gómez, en uno de sus últimos actos públicos antes de irse a buscar la gubernatura del Estado de México, dijo que la modificación salarial se hará de manera escalonada, lo que permitirá alcanzar un salario promedio de 14 mil 300 pesos.

Esta conquista sindical se debe a la comprensión y solidaridad del presidente López Obrador con los justos reclamos de los profesores en aspirar a tener un mejor salario y una pensión que vaya en proporción a los años trabajados, los salarios devengados, cuotas y retenciones cubiertas.

Cepeda Salas hizo un reconocimiento a López Obrador, ya que “es un líder que nos entiende, que ha hecho suyas nuestras reivindicaciones, que ha escuchado nuestras propuestas”, para lo cual, señaló, entre otros ejemplos se planteó una reforma al sistema de pensiones para que desaparezcan las cuentas individuales y regresar al sistema anterior, como ha sucedido en muchos países del mundo. De igual manera, que se aumente el número de UMA para las jubilaciones de los maestros, pues en el Seguro Social son 25 y en el ISSSTE de 10 UMA.

A lo que el presidente contestó, no sin antes reconocer, el renacimiento de la democracia en la vida sindical, particularmente en el magisterio; “nos queda de tarea lo que planteó aquí el maestro Cepeda, lo de las pensiones; que, en vez de que sean individuales sean como antes, que vayan a un fondo y que el Estado responda de esas pensiones, y que no se pongan en riesgo bajo ninguna circunstancia. Eso nos queda de tarea.

“Y también lo de las UMAS, de que vayan incrementándose año con año para que no se queden rezagados con relación al seguro social”, expresó.

Aseguró que el gobierno que encabeza continuará garantizando el derecho a la educación pública, gratuita y de calidad en todos los niveles escolares.

En la sede de la Secretaría de Educación Pública y ante sus ‘corcholatas’ preferidas, Marcelo Ebrard, Adán Augusto López y Claudia Sheinbaum, reafirmó que, a través del programa La Escuela es Nuestra, cada plantel de educación básica tendrá presupuesto para rehabilitar infraestructura y mobiliario, ampliar horarios y brindar servicio de alimentación a estudiantes.

El jefe del Ejecutivo sostuvo que se mantendrán y aumentarán las becas desde preescolar hasta doctorado.

Se rayaron los maestros con estas últimas conquistas sindicales, producto de su entrega en preparar a los estudiantes y de ‘hacer patria desde las aulas’.

Amor con amor se paga, lo dijo José Martí.

Algunas reminiscencias de las palabras de Cepeda Salas:

Cuando José Vasconcelos promovió la creación de la Secretaría de Educación Pública, buscaba responsabilizar al Estado mexicano de la formación de hombres y mujeres libres, y sabía que sólo una gran movilización nacional lo lograría.

En ese objetivo contó con la grandeza del magisterio: extender el alcance de la educación pública, gratuita y laica a todos los rincones del país, poner en común los valores identitarios del pueblo, dotar de posibilidades de ascenso social a partir de la escolarización, de la enseñanza, de la preparación, y con todo ello impulsar la transformación de México.

Con los maestros, el pensamiento se convirtió en acción, los principios, ideales y valores de una gran nación puestos en marcha. La escuela pública, dotada con lo mínimo, nos lo ha dado todo. La escuela ha sido la institución social a partir de la cual se articula la comunidad educativa, se crea y recrea el tejido social, se activan las relaciones económicas del entorno inmediato, se vuelve el espacio seguro para la niñez y juventud, y el eje de la organización colectiva al servicio de los más desprotegidos.

COLUMNAS ANTERIORES

Del Mazo, revelación como estratega
‘Alito’ deja el PRI

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.