Desde San Lázaro

AMLO necesita más a Monreal

Para dar paso a los principales puntos de la agenda legislativa de López Obrador, se requiere necesariamente del liderazgo que tiene Ricardo Monreal en la Cámara alta.

La respuesta que le dio el presidente al líder de los senadores de Morena en torno a diversos conceptos vertidos por éste en una entrevista periodística, deja ver el enorme recelo que le tiene, aunque para nadie es un secreto que para dar paso a los principales puntos de la agenda legislativa de López Obrador, se requiere necesariamente del liderazgo que tiene Ricardo Monreal en la Cámara alta.

No solo se trata de aprobar la contrarreforma eléctrica, sino de exterminar al actual INE para convertirlo en un apéndice de la Segob, entre otros temas.

Durante los dos primeros dos años de la actual administración, eran costumbre las visitas de Monreal a Palacio Nacional para degustar los platillos que le gustan al presidente, de esos encuentros salía el humo blanco para aprobar las reformas legislativas, incluso las constitucionales que requerían la mayoría calificada en ambas cámaras. Todo era miel sobre hojuelas, empero, un día cambió todo y ello ocurrió después de la estrepitosa derrota de Claudia Sheinbaum en los comicios del 6 de junio del año pasado, en donde perdió doce alcaldías y que luego recuperó dos en tribunales. Bueno, al culpable de la derrota, según los radicales de Morena, le pusieron nombre y apellido y se trató de Ricardo Monreal.

A partir de ese momento se fue enfriando la relación entre el jefe del Ejecutivo federal y el senador, a grado tal que ahora mantienen sus conversaciones a través de los medios de comunicación.

En este contexto, un buen día al presidente se le ocurrió destapar a sus corcholatas y resulta que no mencionó al senador morenista, aunque esto no sirvió para impedir que fuera considerado como un serio aspirante para abanderar la causa de Morena rumbo a la presidencia de la República en 2024.

Ricardo se ha encargado de que no lo bajen de los suspirantes, a tal nivel que los ‘opinólogos’ lo mantienen en la tercia de notables: Sheinbaum, Ebrard y él, y eso tiene un gran mérito para Monreal, quien a fuerza de mantenerse en la opinión pública ha logrado que ni el fiel de la balanza lo quite.

Hasta cuándo necesitará AMLO al exdelegado de Cuauhtémoc, pues hasta que no surja otro liderazgo entre los senadores de Morena y como se observa el panorama, no hay nadie que llene los zapatos de Monreal, ya que no solo tiene ascendencia entre sus correligionarios, sino es respetado por los senadores de los partidos políticos de oposición.

Se podría decir que Monreal tiene sus días contados como pastor de la fracción parlamentaria de Morena en la Cámara alta, sin embargo, pasan las semanas y lejos de debilitarse, se fortalece.

Ciertamente, la contrarreforma eléctrica será el crisol por donde se miren los liderazgos y se sopesen los acuerdos políticos, pero también es una gran verdad que el colmillo largo y retorcido de Monreal servirá para mantenerse como ‘un mal necesario’ del actual régimen.

Si observamos que a pesar de todo el apoyo que le ha brindado AMLO a Claudia Sheinbaum para crecer y ser competitiva en 2024, lo cierto es que cuando logra dar unos pasos hacia adelante, la Jefa de Gobierno, de repente sus yerros y pésima administración, la regresan más atrás de donde arrancó y ello solo deja a tres precandidatos con posibilidades reales: Marcelo Ebrard, Ricardo Monreal y Cesar Augusto López.

En los corrillos políticos se cruzan apuestas en torno a qué partido representará Monreal en la boleta para elegir al próximo presidente de México, sin embargo, los más sagaces apuestan que terminará apoyando a quien realmente López Obrador elija.

Dejamos algunos cuestionamientos al aire: Hasta cuándo mantendrá Monreal su liderazgo en la Cámara de Senadores? Cuál es el camino que tomará el zacatecano y finalmente en qué momento se dará el rompimiento entre AMLO y RM, mientras llegan las respuestas, tan solo diremos que en estos momentos AMLO necesita más a Monreal.

COLUMNAS ANTERIORES

¿Será Monreal otro fusible quemado?
Parlamento abierto, engaño y mentira

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.