Desde San Lázaro

La salud de los mexicanos en manos de incompetentes

El sistema de salud ha quedado trastocado, porque la pandemia continúa, porque la cuarta ola nos acecha, advierte el diputado Salomón Chertorivski.

¿Quién tiene más responsabilidad de estos cuatro funcionarios en la crisis que padece el sector gubernamental de salud?: López Obrador, Alcocer, Gatell o Ferrer, o de plano todos.

Lo que es un hecho es que las decisiones tomadas en este sector han causado la muerte, sin exagerar, de miles de mexicanos que no debieron de haber fallecido si el Estado tuviera un sistema de salud público, ya no digamos como Dinamarca, sino por lo menos como estaba en el sexenio pasado, que si bien contaba con deficiencias, también tenía una institución como la del Seguro Popular que cubría a los sectores de la sociedad más desfavorecidos y no había desabasto de medicamentos y vacunas.

Hay servidores públicos que creen que van a permanecer en su cargo actual toda la vida y hacen que la soberbia y el desprecio a los que deben servir se vuelva la constante en su actuación pública.

El desdén o la ignorancia mostrada por el secretario de Salud en su reciente comparecencia en la Cámara de Diputados, al negar enfáticamente la necesidad de vacunar contra Covid-19 a los niños y adolescentes, al tiempo de defender a su subalterno Hugo López Gatell, porque “es un buen orador”, conlleva necesariamente serias implicaciones legales que, junto con el desatinado manejo de la pandemia, son materia para llevar a ambos funcionarios a los tribunales.

Desde luego, esto ocurrirá después de 2024, sin importar que el candidato de Morena gane la presidencia de la República, ya que tanto Marcelo Ebrard como Claudia Sheinbaum han tenido serias diferencias de fondo con Alcocer y López Gatell, sobre todo con este último.

La advertencia que hiciera la bancada de Movimiento Ciudadano en la Cámara baja, en voz de Jorge Álvarez Maynez contra López Gatell de “Vamos por ti, a que rindas cuentas, asesino”, es solo un fiel reflejo de lo que piensan muchos mexicanos que de alguna u otra forma han padecido el desabasto de medicamentos y la falta de capacidad de la infraestructura hospitalaria pública para atender con eficacia a pacientes enfermos por Covid.

El coordinador del grupo parlamentario de MC responsabilizó al vocero de la Ssa por asegurar, cuando la epidemia estaba en su punto más álgido, que la curva de contagios ya estaba aplanada y que el escenario más catastrófico de muertos serían 60 mil, además de soslayar el uso de cubrebocas; de no haber aplicado las pruebas masivas y, por supuesto, negarse a vacunar a los menores de edad.

Desde luego, esto solo se refiere al tema de la pandemia, pero qué ha pasado con los medicamentos oncológicos o el desabasto de vacunas de todo tipo para ser aplicadas a la población infantil.

Desde su génesis, el Insabi se convirtió en un nido de ratas y de ineptos, comenzando por su director general, Juan Antonio Ferrer, personaje obscuro que medra con el dolor humano en aras del proyecto político al que pertenece.

El diputado Salomón Chertorivski Woldenberg (MC) aseguró que 595 mil 263 personas perdieron la vida en el último año y medio por una de las peores gestiones de la pandemia por Covid-19. Y que el secretario de Salud ignoró los mecanismos que la Constitución prevé en caso de contingencias sanitarias.

La vacunación fue un instrumento de propaganda y solo 41 por ciento de la población tiene el esquema completo.

“Realizar el balance de la gestión de la pandemia es uno de los ejercicios de clarificación pública más importantes que necesita la nación, porque el sistema de salud ha quedado trastocado, porque la pandemia continúa, porque la cuarta ola nos acecha. En el nombre de esos 600 mil fallecidos, y de la democracia misma, necesitamos la verdad”, advirtió Chertorivski.

“Entre usted y yo, señor secretario, no caben evasivas ni medias tintas: usted abdicó de su responsabilidad, permitió que lo desplazara un subordinado lenguaraz, que dictase su voluntad un hombre que desprecia la ciencia y usted ignoró los mecanismos que la Constitución prevé en caso de emergencia sanitaria”

¿Cuántos muertos más habrá por la negligencia en la Secretaría de Salud y en el Insabi?

COLUMNAS ANTERIORES

Enfermos, el presidente y su gobierno
Las firmas de apoyo bajo el escrutinio del INE

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.