Desde San Lázaro

El gobierno requiere endeudarse para 2022

Las arcas del gobierno cada vez están más pobres, por ello los recursos de las Afore y de las reservas internaciones se vuelven tan apetecibles.

Con el envió al Senado para sus efectos constitucionales del dictamen con proyecto de decreto que expide la Ley de Ingresos de la federación para el ejercicio 2022, avanza el periplo rumbo a la aprobación del Paquete Económico del próximo año, no sin antes observar que la polarización que existe en la Cámara baja entre los grupos parlamentarios está en momentos de gran ebullición y seguramente se pondrá peor cuando se discuta el Presupuesto, en el cual el bloque opositor conformado formalmente por el PAN, PRI y PRD, además de MC, tienen un presupuesto alterno que defenderán ‘con su vida’.

Mientras tanto, el monto a captar se estima en siete billones 88 mil 250.3 millones de pesos (mdp), que está en los rangos previstos aunque al final del día, no alcanzará para atender tantas demandas de recursos, sobre todo cuando buena parte del Presupuesto se destinará para pagar los intereses de la deuda; las pensiones incluyendo la de 65 años y más; las participaciones estatales; las tres obras insignia de AMLO; los programas de política social-electoral y el rescate para Pemex y CFE.

Las arcas del gobierno cada vez están más pobres, por ello, la prioridad es buscar dinero hasta por debajo de las piedras y de allí que, si no es por deuda o más impuestos, pues no hay forma de elevar los ingresos. Es por eso que los recursos de las Afore y de las reservas internaciones se vuelven tan apetecibles

Los diputados de Morena y aliados con el argumento de iniciar la recuperación económica porque ya se tardaron tres años, en voz de Carol Antonio Altamirano, precisaron que todas las estimaciones están alineadas con las expectativas de los mercados. “Inflación: 3.4 por ciento; crecimiento anual: 4.1 por ciento; tipo de cambio: 20.5 pesos por dólar; y los ingresos petroleros cumplen los términos que establece la ley”. Se atrevió a afirmar que “para el 2022 la deuda neta se estabiliza y se mantiene constante en 51 por ciento del PIB”.

Sin embargo, ante estos ficticios indicadores, el diputado de MC, Salvador Caro Cabrera precisó que su bancada no fue con la Ley de Ingresos porque “no es seria y responsable”. Detalló que el gobierno considera casi el billón de pesos de deuda sólo para el próximo ejercicio, de ella pretende obtener el 13 por ciento del gasto.

Además, sostuvo que los ingresos se calcularon con base en un optimismo irresponsable en cuanto al precio del petróleo, no considera la inestabilidad del precio del dólar, los indicadores de sostenibilidad tienen un comportamiento crítico, hay una presión inflacionaria, se cobra el 95 por ciento de los impuestos y reparte sólo 13 por ciento a estados y municipios.

La diputada Elizabeth Pérez Valdez (PRD) resaltó que los aumentos propuestos en la recaudación de la Ley Ingresos no son producto del desarrollo o crecimiento económico, “sino el resultado de la implementación de persecución, espionaje y tiranía fiscal, que lo que busca en el fondo es aumentar la recaudación sin importar que la clase trabajadora se sostiene de la economía que este país es cada vez más violento”.

Enfatizó que su grupo parlamentario considera que “esta propuesta de ley carece de viabilidad por estar alejada de la realidad que se vive en el país”. Porque “no considera mecanismos que incentiven la reactivación económica, no plantea mecanismos y acciones que busquen generar condiciones que subsanen los efectos de las políticas fiscales de persecución y que mitiguen la mala decisión de este gobierno en materia económica

El diputado Pedro Salgado Almaguer (PAN) señaló que su grupo parlamentario votó en contra de esta ley porque, dijo, disparará la deuda en un 16.7 por ciento y el precio del barril lo pondrán muy por debajo. “Esta propuesta atenta contra la ciudadanía”.

Finalmente, diremos que los ingresos del próximo año están apuntalados por el precio actual que tiene la mezcla mexicana en los mercados internacionales, pero en cuanto baje, entonces a ‘parir chayotes’ para contratar más deuda sin importar cuál sea su costo financiero para cubrir el déficit.

COLUMNAS ANTERIORES

Capricho presidencial mató dos aeropuertos
Impuesto por usar las calles de la CDMX

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.