Desde San Lázaro

Agandalle de Morena aviva encono en el Congreso

Las hostilidades en el Congreso están a todo lo que dan y las afrentas han abierto heridas que no se curarán en el corto plazo.

Con la aprobación en lo general la miscelánea fiscal 2022 en la Cámara de Diputados con 260 votos a favor y 218 en contra, se acrecentó el encono en ese órgano deliberativo por el desaseo mostrado por Morena y sus partidos satélite en todo el periplo legislativo, que impidió sumar las conclusiones del Parlamento abierto que se hizo a propósito, al tiempo de impedir la difusión correspondiente.

La Cámara Baja se ha convertido en un apéndice de la presidencia de la República, toda vez que para no irritar al principal huésped de Palacio Nacional, ni siquiera le movieron una coma a su iniciativa, lo que exacerbó los ánimos de los legisladores del PAN, PRI, MC Y PRD, no solo en la Cámara de Diputados, sino también en la de Senadores.

Esta victoria pírrica del partido en el poder y sus aliados, al final del día no significará nada cuando busquen alcanzar una mayoría calificada en ambas cámaras para aprobar alguna reforma constitucional como la del sector eléctrico y que, a decir de los oficialistas, es de mayor relevancia para el presidente López Obrador.

Está visto que el oficio político no se le da a Ignacio Mier, pastor de los diputados de Morena, que en su actuación ha prevalecido el agandalle y la sinrazón, en lugar de privilegiar la negociación y los acuerdos políticos.

Hasta ahora no se cedió nada a la oposición en la aprobación en lo general de la miscelánea fiscal, por lo tanto, tampoco la oposición hará lo propio en otras iniciativas o en la aprobación de la Ley de Ingresos para el próximo año y menos en el Presupuesto 2022.

Las hostilidades en el Congreso están a todo lo que dan y las afrentas han abierto heridas que no se curarán en el corto plazo.

Después de que el PAN, PRI y PRD impulsaron una controversia constitucional contra la revocación de mandato, además de anunciar su no participación en esta simulación democrática, el gobierno resolvió endurecer su línea en el Congreso a grado tal de que prestarán oídos sordos a todo lo que provenga de la oposición.

Se anticipa que el saldo de la escaramuza legislativa, al final del día, tendrá perdedores y serán AMLO, Morena, PT y Partido Verde, quienes por cierto de verde tienen solo el gusto por los dólares.

La unidad mostrada hasta ahora por la trilogía de partidos políticos que conforman la coalición Va Por México ha tenido un nuevo aliado, MC, aunque solo sea de forma temporal.

Esto se observó en el análisis de más de 400 reservas que se discutieron el día de ayer en la Cámara de Diputados.

En la construcción del dictamen que dio pie a la aprobación en lo general de la miscelánea fiscal 2022, el legislador del PRI, Rubén Moreira, denunció que no se escuchó a la oposición ni a la sociedad civil, ya que fue un proceso apresurado.

“Hubo una instalación de la Comisión de Hacienda apresurada, con falta de respeto a la legislación. Se trató de dar la vuelta al debate, y a la discusión que tuvimos un Parlamento abierto que no reflejó lo que los partidos y la sociedad exigían; esto es un mal augurio para la Cámara”

Además, dijo, el Parlamento abierto fue breve y no se transmitió por el Canal del Congreso, lo que constituye una falla mayúscula.

El diputado Luis Espinosa Cházaro, del PRD, reiteró que la alianza legislativa Va por México se mantendrá y no bajará ninguna reserva, subrayó que el presupuesto alterno está más vigente que nunca y, una vez que se vote la Ley de Ingresos 2022 y se conozcan cuántos recursos habrá en la federación, presentarán su propuesta para el próximo ejercicio fiscal.

La legalización de los autos chatarra, la limitación de las deducciones a los doativos y la incorporación de los mayores de 18 años en el SAT, son poca cosa ante la pulverización de las instituciones y del sector privado que hace el gobierno de la ‘cuarta degradación’.

COLUMNAS ANTERIORES

Impuesto por usar las calles de la CDMX
La revocación del mandato con la mira después de 2024

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.