Desde San Lázaro

La revocación de mandato es la remoción anticipada del presidente

La revocación de mandato no es un refrendo a la gestión del presidente, sino un derecho político que tiene la ciudadanía para quitarlo del cargo.

La revocación de mandato no es un refrendo a la gestión del presidente, sino un derecho político que tiene la ciudadanía para quitarlo del cargo.

No se trata de un plebiscito para avalar su trabajo, al contrario, es un mecanismo democrático para evitar que siga como presidente de la República.

Desde luego, ante el ejemplo que ha ocurrido con la revocación de mandato en otras latitudes, como en Venezuela, en donde Hugo Chávez y Nicolás Maduro la usaron para justificar indefinidamente una ampliación de mandato, y ante la insistencia de López Obrador por llevarla a cabo, pues surge la desconfianza para que se realice.

Ahora, ya con la publicación en el Diario Oficial de la Federación, del decreto del Congreso de la Unión que expide la Ley de Revocación de Mandato, se cuenta con este instrumento de democracia participativa, como dicen los de la 4T, para que la ciudadanía, quite a jefe del Ejecutivo federal, antes de que concluya su sexenio.

La nueva legislación, conformada por 61 artículos divididos en ocho capítulos, entrará en vigor este miércoles 15 de septiembre.

Indica que el proceso de revocación de mandato es el instrumento de participación solicitado por la ciudadanía para determinar la conclusión anticipada en el desempeño del cargo de la persona titular de la presidencia de la República, a partir de la pérdida de la confianza.

Conforme a la fracción V del artículo 19, la pregunta que se realizará cuando se lleve a cabo este ejercicio será: ¿Estás de acuerdo en que (nombre), Presidente/a de los Estados Unidos Mexicanos, se le revoque el mandato por pérdida de confianza o que siga en la Presidencia de la República hasta que termine su periodo?

Para dar pie a este proceso, se procedería únicamente a petición de los ciudadanos en un número equivalente, al menos, a 3 por ciento de los inscritos en la lista nominal de electores, distribuidas en, al menos, 17 estados, y que representen, como mínimo, 3 por ciento de la lista nominal de electores de cada uno de ellos.

La jornada de votación se celebrará el domingo siguiente a los 90 días posteriores a la emisión de la convocatoria y en fecha no coincidente con las jornadas electorales, federal o locales, de conformidad con la convocatoria que al efecto emita el consejo general del INE.

Establece que el Instituto Nacional Electoral (INE) tendrá a su cargo la organización, desarrollo y cómputo de la votación, incluyendo los consejos y juntas ejecutivas locales y distritales que correspondan.

Los partidos políticos podrán promover la participación ciudadana en el proceso de revocación de mandato y se abstendrán de aplicar los recursos derivados del financiamiento público y del financiamiento privado para la realización de sus actividades ordinarias permanentes o sus actividades tendientes a la obtención del voto con el propósito de influir en las preferencias de las ciudadanas y los ciudadanos.

Ninguna otra persona física o moral, sea a título propio o por cuenta de terceros, podrá contratar propaganda en radio y televisión dirigida a influir en la opinión de las y los ciudadanos sobre la revocación de mandato. El Instituto ordenará la cancelación de cualquier propaganda e iniciará el proceso de sanción que corresponda.

Si los resultados de la jornada de votación de la ciudadanía indican que procede la revocación de mandato, la persona titular de la presidencia de la República se entenderá separada definitivamente del cargo, cuando el Tribunal Electoral emita la declaratoria de revocación.

Para muchos, me incluyo entre ellos, la revocación de mandato debería haber entrado el vigor para el próximo presidente y no para AMLO, en virtud de que la ley no puede ser retroactiva y menos llevar dedicatoria; además el costo de la consulta popular en torno a la revocación de mandato deja sin recursos a diversos programas que en estos momentos requiere más la gente, como compra de vacunas, medicamentos, incentivos para la creación de empleos y preservar la planta productiva, la creación de un nuevo Fonden, guarderías, etcétera.

Veremos si no se le revierten las cosas al presidente y en una de esas se tiene que ir a su rancho el próximo año.

COLUMNAS ANTERIORES

Los niños y adolescentes no votan
Evaluación por la pandemia y en desviación de recursos

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.