Desde San Lázaro

Juicio a expresidentes y al actual

Ahora viene la consulta popular para enjuiciar a los expresidentes de la república y que la SCJN matizó incorporando una pregunta tendenciosa.

Cuando de ocurrencias se trata, sobre todo para desviar la atención de los temas torales para el país, el presidente se pinta solo.

Buena parte de su tiempo se dedica a crear cortinas de humo para evitar que permeen los temas relevantes a la opinión pública y que se sepa de los escasos resultados reales de su gobierno.

En estos momentos se mantiene vigente, por ejemplo, el surgimiento de un rebrote del Covid-19 en varias ciudades y en especial la CDMX, por la torpeza de anticipar el regreso a las clases presenciales, entre otras malas decisiones que le mantienen abierta la puerta a la pandemia.

La inflación sigue al alza y contrasta la real contra la que informa el gobierno, basta comparar los precios de los insumos básicos de un hogar, del primer trimestre del año contra los actuales.

Los niños con cáncer siguen padeciendo el desabasto de medicamentos, así como miles de pacientes del sector salud que carecen de los fármacos básicos para sanar.

La crisis económica y la falta de empleo es otro gravísimo problema que requiere atención total del mandatario federal, ya no digamos la inseguridad pública y el avance del crimen organizado en el territorio nacional. Las matanzas en Matamoros son una muestra de ello.

En medio de todo esto, ahora viene la consulta popular para enjuiciar a los expresidentes de la república y que la SCJN matizó con incorporar una pregunta tendenciosa y que amplía el espectro de eventual enjuiciamiento a cualquier ex servidor público.

Los bandazos legaloides que ha dado la SCJN al avalar las ocurrencias de Palacio Nacional, hacen mella en la propia Carta Magna.

Debido a una resolución contra natura, el máximo órgano de impartición de justicia del país avaló la consulta popular contra expresidentes, dejando de lado todo el entramado jurídico que existe para castigar a quien violente la ley desde el servicio público.

En esta lógica, habría que poner también al presidente López Obrador en esa cartelera de presidentes a los que quieren llevar a juicio.

Desde luego, el misil está dirigido hacia un michoacano que fue presidente de México y que lleva como apelativo el de Felipe Calderón.

Ahora van a atiborrarnos con este nuevo cuento chino y como ya aprobó la SCJN la consulta popular, pues en el INE están hechos pelotas porque no tienen recursos presupuestales para solventar la ocurrencia.

Así que este primero de agosto habrá que acudir a las urnas, bueno aquellos que quieran validar un proceso a todas luces inconstitucional.

¿Estás de acuerdo a que se lleven a cabo acciones con apego al marco legal para esclarecer decisiones políticas tomadas en el pasado (yo agregaría ‘y en el presente’) por los actores políticos y garantizar la justicia y derecho de las posibles víctimas?, a lo que los mexicanos deberán contestar con un sí o no.

Ante este cuestionamiento que el ministro Arturo Zaldívar se sacó de la manga, cualquier sujeto con dos dedos de inteligencia deberá contestar afirmativamente, aunque esta afirmativa ponga injustamente en el paredón a expresidentes, que de haber alguna imputación en su contra por determinados delitos cometidos, ya debieron haber sido juzgados como cualquier otro ciudadano.

La diputada Guadalupe Almaguer Pardo (PRD) apunta que: “Las mexicanas y mexicanos queremos y exigimos se aplique la ley sin distingos, no queremos que nos pregunten si las autoridades deben o no cumplir con sus obligaciones y cumplir la ley”.

Expresó que esta consulta desde un principio “ha sido una más de las banderas políticas que ha utilizado el presidente López Obrador como parte de un discurso de combate a la corrupción y a la impunidad, que en la práctica su gobierno no ha combatido y al contrario ha reproducido”.

Así las cosas. Y hablando de respetar la voluntad popular, por qué no se incluye al presidente López Obrador con los expresidentes en la consulta del 1 de agosto, para ver si son juzgados por algún ilícito.

COLUMNAS ANTERIORES

Dispendio en consultas y revocación de mandato
Fracaso, dispendio y golpe a la democracia

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.