Desde San Lázaro

Sin medicamentos con AMLO

La falta de medicinas ha sido causada por el propio gobierno de López Obrador y sus erráticas decisiones en el sector salud.

Mientras que en Palacio Nacional lanzan toda clase de filigranas y fuegos artificiales para distraer la atención del respetable, hay diversos problemas que requieren urgente atención en virtud de que están causando muertes, enfermedades y marginación.

Uno de esos temas que requieren soluciones inmediatas por parte del presidente López Obrador es el desabasto de medicamentos que lleva más de dos años y, de acuerdo a los expertos, no se ven luces de solución en el mediano plazo.

La falta de medicinas ha sido causada por el propio gobierno de AMLO y sus erráticas decisiones en el sector salud.

Con una cruzada en contra de los principales distribuidores nacionales de medicamentos en aras de una supuesto lucha contra la corrupción; la desaparición del Seguro Popular para dar paso a un bodrio denominado Insabi; y la desestabilización de las compras consolidadas de medicamentos al pasar del IMSS a la SHCP, son solo algunos de los factores que han provocado la falta de medicamentos, no solo para atender enfermedades terminales, sino incluso para males frecuentes.

El anuncio de que La ONU iba a coadyuvar con el gobierno mexicano para la compra de medicamentos allende nuestras fronteras, fue solo una llamarada de petate que lo único que ocasionó es que se recrudeciera el desabasto.

Birmex, la instancia oficial creada por AMLO a mediados del año pasado para resolver el problema del desabasto, no ha podido con el paquete y no lo podrá resolver en lo que resta de su administración, en septiembre de 2024.

En lugar de que el presidente destine todo su tiempo a temas electorales y a desprestigiar a sus detractores y adversarios políticos, debería dedicarle unas horas al día para resolver este delicadísimo problema.

Es más, si el tabasqueño se abocará a resolver el desabasto de medicamentos, le granjearía más votos que andar haciendo desfiguros mañaneros con asuntos que son producto de ocurrencias y que solo le granjean burla e irritación.

Si el jefe del Ejecutivo federal hiciera un alto en el camino y llamara a los laboratorios nacionales a resolver el problema en forma conjunta con el gobierno, estamos seguros que en cuestión de semanas estarían los medicamentos que hacen falta en todos los hospitales, clínicas y farmacias del sector salud.

La Asociación Mexicana de Laboratorio s Farmacéuticos (Amelaf), que preside Arturo Morales, celebró hace unos días su asamblea anual de socios, que actualmente está integrada por 43 laboratorios, todos ellos con inversión nacional, en los que laboran más de 50 mil mexicanos, que producen medicamentos de calidad y de precios competitivos en el mercado internacional.

En esa asamblea de la Amelaf se acordó continuar colaborando con las dependencias del sector salud del gobierno federal, al tiempo de acudir al llamado del gobierno en cuanto lo haga, para resolver de inmediato de desabasto de medicamentos.

Durante los trabajos de esta asamblea, en la que se ratificó el consejo directivo que seguirá presidiendo Arturo Morales, se resaltó la preocupación por otro asunto relevante en el sector y que es la circulación de medicamentos apócrifos, en razón de que pone en riesgo la salud de los mexicanos y pone en tela de juicio el prestigio de la industria farmacéutica nacional.

Ante esta problemática, la Amelaf reiterará su petición ante las autoridades de COFEPRIS y de salud federal, para que intervengan y den solución a este delicado y grave problema.

Como se aprecia, la voluntad de la industria farmacéutica nacional es institucional y está a favor de la atención inmediata de la salud de los mexicanos, empero requieren que el sector salud público y la propia SHCP comanden el esfuerzo que no solo requiere de presupuesto, sino de voluntad política que, mientras no la tenga el presidente, pues definitivamente no habrá solución.

COLUMNAS ANTERIORES

Más impuestos, más deuda y un gobierno en quiebra
El PRI en picada en todo el país

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.