Desde San Lázaro

Efecto cascada con el ejemplo de los magistrados

La rebelión de magistrados contra el titular del TEPJF, José Luis Vargas, en un efecto cascada comenzará a replicarse en otros órganos de impartición de justicia.

Simplemente se aplicó la ley y ante ello el mundo político se asombra de que en las resoluciones de la Sala Superior del Tribunal Electoral haya prevalecido ese criterio, el de preservar el Estado de derecho en temas electorales.

La rebelión de magistrados contra el titular del TEPJF, José Luis Vargas, en un efecto cascada comenzará a replicarse en otros órganos de impartición de justicia como la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Esta gran señal para la gobernabilidad y la democracia seguramente servirá de ejemplo para los ministros de la SCJN, quienes por cierto, la mayoría no comulgan con el silencio de complicidad del ministro presidente en torno a su ampliación de mandato.

De igual manera, la ejemplar actitud de los magistrados electorales va a contagiar a los organismos independientes y a los legisladores de oposición, que se han envalentonado con el tanque de oxígeno que significó sacar de la jugada a Félix Salgado Macedonio y Raúl Morón por parte del Tribunal electoral y el impedimento de la sobrerrepresentación en la Cámara baja por parte de un partido político que gane la mayoría, fórmula que por cierto le permitió a Morena mantener una mayoría artificial en la Cámara de Diputados, hecho que le facilitó, entre otras prebendas, apropiarse de todos los órganos de dirección de ese órgano legislativo, además del manejo discrecional del presupuesto

Ahora que se conmemora el 178 aniversario del natalicio de Belisario Domínguez, quien enfrentó desde el Poder Legislativo al dictador Victoriano Huerta y que a la postre le costó la vida, es menester dimensionar los hechos actuales de los protagonistas del acontecer nacional y su impacto en la vida institucional y democrática de México en los albores del siglo XXI.

El diputado Sergio Armando Sisbeles Alvarado (PRI) señaló durante la sesión ordinaria de la Cámara baja que las palabras que plasmó Belisario Domínguez para la posteridad, cobran mayor relevancia ante los tiempos de fuerte debate parlamentario que se viven recientemente en esta legislatura.

Precisó que para las y los legisladores del PRI conmemorar el nacimiento de uno de los más ilustres hijos de la patria no sólo es una efeméride más, significa refrendar el alto compromiso de ser parte del Poder Legislativo, uno de los órganos que mantiene viva la democracia y la República representativa y federal

Algo que debería ser parte de la normalidad jurídica, la resolución de los magistrados del TEPJF, se ha convertido en gran triunfo de la democracia y de la preservación del orden constitucional y ojalá que esta actitud apegada a la ley se propale entre todos los órganos impartidores de justicia comenzando por la SCJN y toque hasta el más modesto de los jueces

En una perspectiva jurídica resulta gratificante que los magistrados se quitaran el yugo que intentaban ponerles desde Palacio Nacional y con ello, recobrar su plena autonomía e independencia

Por desgracia, el presidente López Obrador seguirá en su acometida contra el INE y el Tribunal Electoral y con aquellos órganos independientes que osen oponerse a todas aquellas acciones que buscan el fortalecimiento de una presidencia absolutista.

En la víspera de las elecciones, no le están saliendo las cosas al partido en el poder y mucho menos a AMLO. No solo hablamos por las resoluciones del TEPJF, sino por la debacle que están sufriendo sus candidatos a gobernadores y a diputados federales, tal vez por eso se entienda la desesperación y la necedad de tratar de meter, en un paquete perverso de reformas legislativas, todas aquellas iniciativas que limiten o que permitan desaparecer a los contrapesos del Ejecutivo o que regresemos a tiempos de las cavernas con la estatización de Pemex y CFE.

COLUMNAS ANTERIORES

Sin empatía y resguardo en Palacio Nacional
La austeridad y la mala administración cobran vidas

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.