Mis Finanzas

Planeas construir, revisa el plan financiero

En su columna de fin de semana, Alberto Tovar sugiere realizar un balance financiero antes de construir.

De seguro has visto casas en construcción abandonadas y es probable que detrás de ellas hubo una familia que se dejó llevar por los deseos estéticos y funcionales del hogar, olvidando el balance financiero. No permitas que te suceda y vigila aspectos esenciales; aquí te propongo algunos.

1.- Antes de arrancar, es importante contemplar un criterio mercantil, pues es posible que la vivienda sea un punto de partida para mejorar y eventualmente la venderás. Piensa en la congruencia de la zona con el valor total del inmueble y que sea atractiva para el mercado en un futuro.

2.- Es recomendable iniciar con un presupuesto “a mano alzada” y para ello, averigua cuánto cuesta el metro cuadrado de construcción según los acabados. Los datos los puedes obtener consultando arquitectos o amig@s que hayan llevado a cabo un proceso similar. Esto te dará una idea general de si cuentas con los recursos necesarios y qué tanto requerirás de crédito.

Debemos delinear con base en las capacidades financieras “reales”. Esto se estará revisando a cada paso en la toma de decisión.

3.- Elige el esquema de construcción de acuerdo con tu perfil. Una opción es a través de un desarrollador que ya tiene el terreno, los planos y tipo de materiales. En ese caso, el costo total, los tiempos de entrega y los pagos son prácticamente fijos. Sin embargo, es poco lo que puedes alterar el proyecto y suele ser más caro.

¿Quieres libertad de acción? Compra el terreno y contrata a un arquitecto que te realice el diseño a tu gusto.

La cotización habrá de ir acompañada de un catálogo de materiales. Con frecuencia te piden un 30% del total y luego ministraciones de 70 por ciento contra avance. Si vas elevando el nivel de los acabados se te irá encareciendo.

También es factible pagar para que alguien te administre la obra y tú mismo adquirir los insumos. Es más trabajo, pero te permite mantener un control financiero.

4.- La primera parte de la obra se va por lo regular rápido, los problemas empiezan al llegar con los acabados, cuando entra la compra de pisos, madera, cristales, baños, cocina, etc. Hay una gama de precios amplísima y se pueden gastar verdaderas fortunas en ello.

Es conveniente estar claros en el presupuesto establecido y ajustarse al estrato socioeconómico para evitar detenerla.

El proceso requiere supervisión y te sugiero que no te confíes por completo del arquitecto o ingeniero; al final tú la pagarás y habitarás. Elabora un buen plan para que todos los detalles salgan como lo deseas.

¿Piensas construir? Coméntame en Instagram: @atovar.castro

Twitter: @albertotovarc

Alberto Tovar

Alberto Tovar

Economista, especializado en negocios y finanzas personales; certificado como coach de vida y equipos. Actualmente es el Director Regional de la Zona Norte de El Financiero. Ofrece conferencias y consultoría a organizaciones diversas.

COLUMNAS ANTERIORES

¿Cómo llevar tus finanzas sin un presupuesto?
Cuando inviertas, piensa en plural

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.