Mis Finanzas

El juego del calamar a la mexicana

¿Sera que la vida de los mexicanos es como la trama de la popular serie de Netflix?

México es el país en donde más se ha visto la popular serie coreana del Juego del Calamar que es trasmitida por Netflix y tal vez sea porque existe una identificación con la trama, en donde eligen a personas con grandes necesidades económicas, mientras los ricos ven cómo se desarrolla la contienda mortal. En el programa, todos los participantes son pobres o están endeudados en exceso, arriesgando su vida para resolver sus dificultades de dinero, en medio de una enorme disparidad social.

Recientemente, se dieron a conocer dos estudios del INEGI que denotan el fuerte problema financiero de las familias mexicanas.

La encuesta sobre las finanzas de los hogares se refiere a 2019, año previo a la pandemia; por lo cual, es seguro que la realidad actual es peor a los datos presentados. Según la investigación, cerca del 57 por ciento de los hogares tienen algún tipo de deuda, en donde la mayoría es hipotecaria con 55.4 por ciento y le siguen las tarjetas de crédito con 11.5 por ciento.

Lo anterior, es producto de dos situaciones; por una parte, los ingresos insuficientes que no alcanza, ni para los requerimientos básicos y obligan a incurrir en el endeudamiento; pero más trascendente, la cultura de vivir por encima de las posibilidades económicas y pensar que es una forma de administrar las finanzas personales, porque quizás así lo aprendieron en su infancia y lo sostienen sin darse cuenta del daño en su viabilidad futura.

Esto da entrada al otro estudio, pues quienes se encuentran en clase alta pasaron de representar 2.2 por ciento del total de hogares en el 2018 a 1.2 en el 2020; los de media, cayeron de 46.7 a 42.2 por ciento y los de baja subieron de 51.1 a 56.6 por ciento.

El “corrimiento de clases sociales” implica que una importante proporción de personas se movieron de un nivel medio a uno bajo, engrosando la cantidad de pobres, además de la mayor concentración de la riqueza. Esto coincide con dos eventos: la pandemia y la llegada de López Obrador a la presidencia.

Independiente a la explicación económica o política, es fundamental reflexionar sobre nuestras decisiones financieras. ¿Qué hacemos para preservar el patrimonio? Esto se ve reflejado en bienestar, seguridad y tranquilidad.

Por eso es relevante revisar la administración del dinero y procurar la viabilidad de largo plazo.

¿Percibes mayor pobreza en el país? Coméntame en Instagram: @atovar.castro

Twitter: @albertotovarc

Alberto Tovar

Alberto Tovar

Economista, especializado en negocios y finanzas personales; certificado como coach de vida y equipos. Actualmente es el Director Regional de la Zona Norte de El Financiero. Ofrece conferencias y consultoría a organizaciones diversas.

COLUMNAS ANTERIORES

Tarjetas de crédito: nuevo paradigma
¿Caíste en el negocio de las tarjetas de crédito?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.