Mis Finanzas

De nuevo el fantasma de la inflación

La inflación se está desbordando, porque con datos oficiales representa el doble de la estipulada por el Banco de México.

Hace unos días el INEGI reportó un crecimiento de los precios al consumidor de 6 por ciento en términos anuales, que acumulado desde el inicio la pandemia, alcanza un 9 por ciento ¿tus gastos se han elevado en ese porcentaje en los últimos dos años? Lo dudo.

La inflación se está desbordando, porque con datos oficiales representa el doble de la estipulada por el Banco de México; peor aún desde el momento en que las unidades familiares recienten un mayor impacto, dependiendo de su canasta de productos.

El problema nunca ha sido la inflación, sino que no todo sube en la misma magnitud y provoca una seria distorsión de los precios relativos. Los más afectados son los asalariados que lejos de aumentar su nivel de ingresos, cayó en muchos casos por el efecto de la contingencia de salud.

La inflación siempre ha sido catalogada como el impuesto más regresivo, pues daña a quienes menos tienen. Esto aleja seriamente la intención del actual gobierno de ayudar a los pobres, que van en asenso y no se ve nada bien el futuro, en la medida en que los precios sigan incrementándose.

Por supuesto, le pega también a lo que llama el presidente, en forma despectiva, “clase media aspiracionista”, al bajar la capacidad de ahorro y generar la necesidad de endeudamiento para salir de los compromisos cotidianos.

Esperemos que el banco central haga su trabajo y cumpla con su principal mandato de abatir la inflación. Esto conducirá a un alza en las tasas de interés en los próximos meses y será una barrera para el crecimiento económico, al elevar el costo del financiamiento.

Por su parte, los inversionistas deberán tener cuidado, porque los mayores réditos difícilmente serán positivos en términos reales y, por tanto, perderán poder adquisitivo en el patrimonio.

En cuanto al tipo de cambio, aunque está en función de otros factores vinculados con el flujo de capital externo, es un hecho que con un repunte de la inflación se valida un nivel alto en la cotización del dólar.

Todo esto lleva a tener precaución con las finanzas personales, revisar la estructura de gasto, evitar el endeudamiento para el consumo y buscar fuentes de ingreso que compensen el incremento de los precios para seguir ahorrando y consolidando el patrimonio.

¿Qué inflación percibes para ti? Coméntame en Instagram: @atovar.castro

Twitter: @albertotovarc

Alberto Tovar

Alberto Tovar

Economista, especializado en negocios y finanzas personales; certificado como coach de vida y equipos. Actualmente es el Director Regional de la Zona Norte de El Financiero. Ofrece conferencias y consultoría a organizaciones diversas.

COLUMNAS ANTERIORES

¿Gastas más en home office?
Tarjetas de crédito: nuevo paradigma

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.