Mis Finanzas

¡Quiero libertad financiera!

Por una parte están nuestros anhelos y por otra la realidad, por lo cual es importante definir qué significa esa “libertad financiera”.

El concepto de “libertad financiera” es subjetivo y se ve reflejado en un sinnúmero de situaciones y deseos, como dejar de preocuparte de si alcanzará el dinero para el gasto. diario; buscar independizarte de la casa paterna, para evitar que se metan en tu vida; cumplir algunas aspiraciones, en donde se requieren recursos; o, simplemente, estar tranquilo en cuanto al futuro económico, pensando en los hijos o la vejez.

Por tanto, definamos en lo personal qué significa esa “libertad financiera”, pues sería la única manera de medirla. Es decir, ¿cuánto dinero necesitarías en flujo y capital para sentirte libre? No es lo mismo querer salir de viaje todos los años, que tener el patrimonio para dejar de trabajar.

Debemos ser conscientes que esa “libertad financiera” tiene dos caras; por una parte, nuestros anhelos y de la otra, la realidad. Es importante, porque cambiar el punto de referencia de las metas, llevaría a una búsqueda continua y nunca conseguir esa sensación de “autonomía”.

Si bien, la búsqueda sirve para superarte, también podría generar un estrés innecesario. Por eso, sugiero que, aunque tengas clara la meta final, fijes objetivos intermedios, lo cual te permitirá “disfrutar” los logros e incluso revalorar continuamente los siguientes pasos.

La idea es ir estableciendo plataformas, de acuerdo con el ciclo de vida, para que te sientas cómodo en cada etapa y listo para sortear los nuevos retos

Por ejemplo, primero te independizas, luego haces un patrimonio, después formas una familia, buscas un determinado estatus económico, te preparas para la jubilación, etc. Cada fase tiene sus propios desafíos y satisfacciones.

Esto lo comento, porque podríamos estar más cerca de lo que creemos de la libertad financiera. Empezando por quitarnos las cadenas de la deuda, buscar mejorar el ingreso, ahorrar, invertir, adquirir seguros, etc.

La libertad implica compromiso y se requiere control para conquistar la solvencia. En ocasiones, hay un “auto sabotaje”, renunciando a la precaución, derrochando y, con el tiempo, nos quejamos de estar quebrados.

Cuidemos de no transformar la “emancipación” en “esclavitud al dinero”, trabajando como locos y dejar de disfrutar. Se trata de un balance, en donde se construya la tranquilidad, gastando con la responsabilidad en el futuro.

¿Te sientes con libertad financiera? Coméntame en Instagram: @atovar.castro

Twitter: @albertotovarc

Alberto Tovar

Economista, especializado en negocios y finanzas personales; certificado como coach de vida y equipos. Actualmente es el Director Regional de la Zona Norte de El Financiero. Ofrece conferencias y consultoría a organizaciones diversas.

COLUMNAS ANTERIORES

¿Quieres vivir como inversionista en EU?
¿Entrarías a inversiones disruptivas?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.