Mis Finanzas

Nueva generación de mamás; mismas inquietudes

Si bien las mamás millennials y centennials tienen un mayor empoderamiento de la mujer, aún continúan con retos que han agobiado a sus antecesoras.

Las mamás millennials y centennials están dotando a sus hijos de nuevas fortalezas, porque provienen de una generación de mayor empoderamiento de la mujer, con un enfoque de protección al medio ambiente y de equidad, además de un acceso a la información necesaria para educar y convivir sanamente con su familia; sin embargo, continúan, en esencia, con las preocupaciones similares que han agobiado a sus antecesoras.

La revolución tecnológica y de las comunicaciones permite que las mujeres puedan asumir el cuidado de sus hijos y permanecer trabajando; pero siguen siendo sujetas a una multitud de roles y son presionadas por las compañías al grado de la desesperación, sobre todo en el contexto de la pandemia.

Al respecto, hice un sondeo entre mamás jóvenes y encontré que les preocupa el darles el bienestar financiero a sus hijos, destacando la preparación, desde clases de estimulación temprana, hasta el tener la posibilidad de que vayan a una buena universidad.

Una de ellas dice que su inquietud es “trabajar para generar recursos suficientes para asegurar educación de calidad a mi hija, tener hogar propio, oportunidades de esparcimiento y ahorro para el futuro. Me preocupa que tengo una hija pequeña y avanzando mi edad las oportunidades de desarrollo se limiten, así como la retribución económica”.

“Tener un balance sano es sumamente difícil y sientes que no das el cien, ni en el trabajo ni, como mamá. Es sumamente pesado. Especialmente los horarios. Ya no eres dueña de tu tiempo. Es de tu bebé y es demasiado complicado adaptar eso a las necesidades laborales”.

“Aunque hay mejoría, las empresas siguen insensibles respecto al roll de mamá, homeschool mientras (haces) home office y entender si me pagan igual o menos que los hombres colegas en el mismo rol”.

Otra agrega, “Balancear el trabajo y el tiempo con mis hijos. Sentirme realizada profesionalmente y a la vez sentir que soy buena mamá. Poder abogar por mí misma a que se respete las horas de trabajo acordadas (medio tiempo). Tener acceso a sala de lactancia (cómoda, no en el baño) y poder usarla cuando necesites”.

Más respuestas; “Balance de vida familiar y carrera, poder pasar tiempo junto a los niños, pero al mismo tiempo no ser mal vista por la alta gerencia”; y “Me gustaría destinar mas tiempo a mis hijos que al trabajo, sin sacrificar ingresos”.

Debemos apoyar a las mamás que laboran; esto redundaría en tranquilidad y bienestar económico para las nuevas familias, construyendo así una sociedad más justa.

¿Cuáles son los retos de las mamás jóvenes? Coméntame en Instagram: @atovar.castro Twitter: albertotovarc

COLUMNAS ANTERIORES

¿Cómo te ha cambiado la pandemia?
Patrimonio, ¿el principio del fin?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.