José Emilio Caballero

José Emilio Caballero: A Glasgow con las manos vacías

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2021 será llevada a cabo en Glasgow, Escocia y entre los puntos clave a debatir se encuentran el cumplimiento de los compromisos previos a 2020. La mala noticia es que México llega con las manos vacías. ¿y la buena? Que la COP26 comienza el 31 de octubre y nos podremos esconder disfrazados de Halloween!

El calentamiento global es una realidad. Pero, así como después de más de año y medio de pandemia todavía hay gente que no cree en las vacunas, igual hay otros que dicen que no existe el calentamiento global, incluso líderes políticos como Donald Trump han salido a decir que todo es una mentira. Obvio, los países que más contaminan son los que la tienen más difícil.

Desde 2006 China es el que tiene más gases de efecto invernadero (GEI) por año, actualmente con más de 9 gigatoneladas de CO2 y junto con Estados Unidos que llega casi a 5, emiten poco más del 40 por ciento del total mundial. Ambos países han hecho compromisos muy retadores para reducir emisiones. En el caso de China se busca ser carbón neutral para el 2060 y que 25 por ciento de su consumo de energía venga de fuentes renovables para el 2030. Estados Unidos ha sido mucho más agresivo, se ha propuesto cero neto para el 2050, que a diferencia de carbón neutral, se busca la reducción y no la compensación de emisiones. Y en cuanto renovables, la meta está en llegar al 80 por ciento para el 2030. La nueva presidencia de Biden ha puesto en marcha el programa más agresivo en la historia para combatir el cambio climático.

Y México, papá?

México es el segundo país con más emisiones de Latinoamérica, solamente rebasado por Brasil. Nuestras emisiones pasan las 450 millones de toneladas de Co2. Las metas que se puso el país quedaron muy claras cuando se aprobó la reforma energética en 2013. México firmó el acuerdo de París y se comprometió a que para el 2024, el 35 por ciento de la energía generada fuera limpia; 37 por ciento para el 2030 y 50 por ciento para el 2050. Esto quedó establecido en la Ley de Transición Energética (LTE) y con mecanismos como los Certificados de Energía Limpia (CEL) y las subastas de largo plazo, todo indicaba que se podrían lograr las metas.

Según el último reporte de Climate Transparency, las emisiones de GEI per cápita en miembros del G20 traen tendencia a la baja, excepto en siete países y México es uno de ellos, con incremento del 4 por ciento. Lo preocupante es que estas fueron calculadas con emisiones del 2012 al 2017, ahora que el país está metiéndole un freno a las energías renovables y apostándole todo al petróleo, seguramente le ganaremos el primer lugar a India, que trae un 14 por ciento de incremento. Y con el mercado de CELs sin operar y las subastas de largo plazo canceladas no hay manera de lograr las metas.

La COFECE (Comisión Federal de Competencia Económica) publicó en Mayo de este año el estudio económico: “Transición hacia mercados competidos de energía: Los Certificados de Energía Limpias en la industria eléctrica mexicana”. En éste se deja muy claro que México no estará logrando las metas con las que se comprometió. Como menciona el documento, la Ley de la Industria Eléctrica (LIE) en conjunto con la LTE establecieron un mercado de CEL con el fin de promover la transición energética y cumplir con los objetivos internacionales adquiridos por México de reducción en la emisión de GEI. Este mercado reduciría el costo social de transitar de fuentes convencionales contaminantes hacia fuentes limpias, facilitaría la inversión en proyectos de generación a través de fuentes limpias y fomentaría la demanda de certificados por medio del establecimiento de porcentajes de cumplimiento del consumo de energía eléctrica de los Participantes Obligados.

El documento concluye que para que el mercado de CEL funcione en condiciones de competencia es necesario asegurar cuatro principios básicos:

1. Garantizar competencia en el eslabón de comercialización para que cada vez compitan más agentes económicos – el lado de la demanda de CEL

2. Garantizar competencia en generación de electricidad – el lado de la oferta

3. Asegurar la implementación de los mecanismos previstos en la normativa para el intercambio de CEL – el lado de la comercialización

4. Aplicar efectivamente los mecanismos de vigilancia y sanción previstos en la norma para que los Participantes Obligados tengan los incentivos suficientes para la compra de CEL y cumplimiento de sus obligaciones – el lado de monitoreo

Desafortunadamente, ninguno de estos principios se está cumpliendo y como resultado la COFECE estima que México incumplirá en 5.2 puntos porcentuales la meta del 35% de generación limpia comprometida.

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2021 será llevada a cabo en Glasgow, Escocia y entre los puntos clave a debatir se encuentran el cumplimiento de los compromisos previos a 2020. La mala noticia es que México llega con las manos vacías. ¿y la buena? Que la COP26 comienza el 31 de octubre y nos podremos esconder disfrazados de Halloween!

José Caballero

José Caballero

Empresario e Inversionista. Socio Fundador de Solardec. Ingeniero del Tec, MBA de Kellogg y Especialista en Administración de Energía por el EGADE. Apasionado de la sustentabilidad, tecnología y lectura.

COLUMNAS ANTERIORES

José Emilio Caballero: Pero qué necesidad, para qué tanto problema
José Emilio Caballero: Energía Solar en constante crecimiento

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.