Nacional

Juez sentencia a 31 de prisión a implicados en crimen de subdelegado de FGR

El 16 de noviembre de 2012, Jesús Bautista Arámbula circulaba en un automóvil por la Colonia San Miguel, en la ciudad de León, Guanajuato, cuando fue ejecutado.

Un Juez federal sentenció a 31 años de prisión a ocho implicados en el asesinato en 2012 de Jesús Bautista Arámbula, quien fuera subdelegado de Procedimientos Penales en la Delegación de la entonces PGR (hoy FGR) en León, Guanajuato.

La Fiscalía General de la República (FGR) informó mediante un comunicado que fue gracias a las pruebas presentadas por la Fiscalía Especializada de Control Regional y su delegación de Guanajuato como se obtuvo la citada condena.

Explicó que el Juez de Distrito con sede en la entidad dictó sentencia condenatoria contra las ocho personas a quienes se les probó su responsabilidad penal en el delito de homicidio calificado.

De acuerdo con registros judiciales, los sentenciados son José Alfredo Guzmán Villaseñor, “El Güero” y/o “El Chaparro”; José Luis Chávez Silva, “El Chelis” y/o “El Flaco”; Bogar Ricardo Espinoza González, “Él Bebe” y/o “El Niño”.

Así como José Francisco Silva, “El Frankie” y/o “El Frank”; Jesús Guía Rodríguez, “El Carlos” y/o “El Yuma”; Alejandro Nicolás Padilla Palomares, “El Pelón”; Oscar Padilla Gómez, “El Jetón” y Oscar Cornejo Tello, “El Chino” y/o “El Tello”.

A todos se les impuso la pena de 31 años 10 meses y 15 días de prisión por el delito de homicidio, el cual, según las pruebas aportadas, se cometió con las agravantes de premeditación, alevosía y ventaja.

De acuerdo con los datos revelados en el proceso penal, el 16 de noviembre de 2012, Jesús Bautista Arámbula circulaba en un automóvil por la Colonia San Miguel, en la ciudad de León, Guanajuato, cuando fue ejecutado.

Los conductores de dos motocicletas se emparejaron al vehículo y realizaron disparos de armas de fuego hacia el conductor, causándole múltiples lesiones que posteriormente lo privaron de la vida.

Los tripulantes de las motocicletas se dieron a la fuga. Derivado de las diligencias practicadas, se libró orden de aprehensión en contra los ahora sentenciados quienes resultaron penalmente responsables del crimen.

Según versiones periodísticas, los homicidas del funcionario federal eran integrantes de una célula del cártel “Los Caballeros Templarios”, encabezado por Oscar Cornejo Tello, “El Chino” y/o “El Tello”.