Nacional

Durazo, el político tras bambalinas que hoy busca el papel estelar

Vivió de cerca el asesinato de Luis Donaldo Colosio (1994), la llegada de Vicente Fox y la salida del PRI (2000), así como el triunfo de Andrés Manuel López Obrador (2018).

Nacido en Bavispe, pero con temple chilango, Alfonso Durazo Montaño –de 66 años– ha sido parte de los episodios más relevantes de la política nacional de las últimas tres décadas, pero siempre tras bambalinas. Ahora, el exsecretario de Seguridad y Protección Ciudadana busca tener un papel estelar en la elección de próximo 6 de junio y llevar la denominada cuarta transformación a Sonora.

Ha participado en campañas por todo el país con chalecos rojos, azules, amarillos, naranjas y ahora guindas, en ese orden, y vivió de cerca el asesinato de Luis Donaldo Colosio (1994), la llegada de Vicente Fox y la salida del PRI (2000), así como el triunfo de Andrés Manuel López Obrador (2018).

Es abogado e ingeniero civil, tiene maestría y doctorado; ha sido diputado y coordinador parlamentario, secretario particular, vocero presidencial, senador, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, dirigente de Morena en el estado, y ahora como candidato hasta tiene su propio corrido en YouTube.

El hoy senador Heriberto Manuel Galindo Quiñones es considerado su padrino político, pues habría sido él quien lo recomendó al menos en dos ocasiones; primero, en 1985, para trabajar con Enrique Jackson como subdelegado en la alcaldía Cuauhtémoc y, en 1989, con Luis Donaldo Colosio, a quien acompañó durante su paso por la dirigencia del PRI, por la Secretaría de Desarrollo Social y en la carrera presidencial de 1994.

Durazo ha sido ferviente opositor a la teoría del “asesino solitario” (en el asesinato de Colosio), y todavía hasta hace poco insistía en que “fue un crimen fraguado desde el poder”, dejando un amplio margen para la especulación.

Después de Lomas Taurinas, fungió como secretario general de Desarrollo Social del Departamento del Distrito Federal (hoy Gobierno de la Ciudad de México), y en la administración de Ernesto Zedillo, siendo Esteban Moctezuma secretario de Gobernación, fungió como director de Comunicación Social.

En un segundo capítulo insigne, como él mismo lo llama, tuvo un asiento de primera fila en la campaña y el histórico triunfo de Vicente Fox, que dio paso a la alternancia en el país después de 70 años de gobierno priistas.

Durante la primera mitad del sexenio, fue operador del PAN y el encargado de la comunicación de la Presidencia de la República, hasta que chocó con las aspiraciones políticas de Marta Sahagún, lo que derivó en la llegada de Emilio Goicoechea como nuevo secretario particular y de Rubén Aguilar en comunicación social.

El 6 de julio de 2004 los periódicos reprodujeron la carta de 19 cuartillas en la que –de manera inédita– quien fuera el vocero presidencial lanzó una dura crítica para el jefe del Ejecutivo y su esposa, por no querer respetar el proceso de sucesión.

“El Presidente debe salirse del campo de juego y tomar el silbato de árbitro”, reclamó en una carta el sonorense que sacudió el clima político en Los Pinos.

Como tercer capítulo en su trayectoria está el acompañamiento que le dio al ahora presidente Andrés Manuel López Obrador, en las campañas de 2006, 2012 y 2018, siendo ésta última cuando ganó con un apabullante resultado en las urnas. Y, mientras eso sucedía, fungió como diputado federal, coordinador parlamentario, presidente de Morena en Sonora y senador.

Desde 2018, Alfonso Durazo tuvo a su cargo la estrategia de seguridad nacional: en su gestión se registraron 63 mil 793 homicidios dolosos y mil 782 feminicidios, un incremento del 9.8 por ciento respecto a la administración pasada; la justificación que se ofreció: “La herencia”.

Aun así, para el 21 de octubre del año pasado, decidió presentar su renuncia al gabinete y emprender su campaña electoral, pero no al proyecto del Presidente, sino para “atender el llamado de la militancia de Sonora”.