Erick Flores

Erick Flores: Esta semana en la Bolsa

El viernes pasado, el presidente de la Fed, Jerome Powell, llevo a cabo una conferencia en Jackson Hole, en donde comentó que se ha realizado un “progreso substancial adicional” para la inflación, refiriéndose a un claro progreso hacia el máximo empleo.

El viernes pasado, el presidente de la Fed, Jerome Powell, llevo a cabo una conferencia en Jackson Hole, en donde comentó que se ha realizado un “progreso substancial adicional” para la inflación, refiriéndose a un claro progreso hacia el máximo empleo.

En las reuniones anteriores del FOMC ya se había comentado lo anterior, sin embargo, al mercado le gustó la idea de que la Fed pensaba que la economía de Estados Unidos era fuerte y decidió que la reducción de la Fed no iba a ser lo suficientemente fuerte como para alterar el camino de los principales mercados financieros.

Las acciones tecnológicas y las empresas industriales, subieron de precio el viernes pasado. Aunque las acciones entran en septiembre cerca de máximos históricos, la variante Delta de rápida expansión y la preocupación de que los principales bancos centrales pronto comiencen a deshacer el estímulo de la era pandémica significa que los inversores están reevaluando sus operaciones. Varios indicadores sugieren que los mercados están listos para una reversión.

Las jugadas defensivas y de refugio seguro, como el dólar, han experimentado entradas considerables, mientras que las encuestas sugieren que la confianza de los inversores se ha derrumbado.

El viernes se publican las nóminas no agrícolas de EU para el mes de agosto. Con casi dos millones de nuevos puestos de trabajo creados en los últimos dos meses, los resultados del viernes podrían resultar clave, ya que los inversores evalúan qué tan cerca está la Reserva Federal de reducir el estímulo de emergencia.

Pero la variante Delta COVID-19 ha ensombrecido las perspectivas de crecimiento, las ventas minoristas de julio cayeron drásticamente y una encuesta mostró que la confianza del consumidor se deslizó a principios de agosto a su nivel más bajo en más de una década.

Las acciones han hecho caso omiso de las preocupaciones económicas y se han mantenido cerca de máximos históricos. Otra sólida cifra de empleos que renueva las conversaciones sobre la reducción gradual podría cambiar eso cuando Wall Street ingrese en septiembre, un mes históricamente inestable para las acciones.

Tanto la Fed como el BCE se reúnen en septiembre, mientras que Noruega puede convertirse en el primer banco central importante en subir las tasas. Mientras tanto, tanto Canadá como Alemania celebran elecciones.

En el otro lado del mundo, los contenedores se están moviendo nuevamente en el puerto chino de Ningbo después de que un brote de COVID-19 cerró una terminal durante dos semanas. El atasco exterior es el más grande en tres años, lo que recuerda a los inversores que las cadenas de suministro siguen estando fuera de lugar.

Un lastre de los problemas del transporte podría aparecer en las cifras del índice de gerentes de compras de China que se publicarán la próxima semana. Pero hay muchos otros indicadores de problemas globales, desde los problemas de McDonald’s con el suministro de batidos en Gran Bretaña hasta los cuellos de botella de fabricación en Europa y Estados Unidos.

Una conclusión, del asistente del gobernador del banco central de Nueva Zelanda, es que el impacto del lado de la oferta de COVID-19 ha sido mucho mayor, ha durado mucho más y ha sido más inflacionario de lo esperado.

Una gran cantidad de datos preliminares de inflación animará la próxima semana en la zona euro. Alemania y España inician la serie el lunes, mientras que el martes “flash” de agosto se espera que la inflación de la eurozona muestre un 2.5 por ciento interanual. Como muchos otros bancos centrales importantes, el Banco Central Europeo cree que el aumento de la inflación es transitorio y las perspectivas a largo plazo siguen siendo moderadas. Pero con las interrupciones de la oferta, exacerbadas por el aumento del Delta, que se suman a las presiones alcistas de los precios, la inflación podría resultar más rígida de lo previsto. Tanto los mercados como el BCE, que se reúne el 9 de septiembre, prestarán mucha atención.

INDICADORES MACROECONOMICOS IMPORTANTES

Las nóminas no agrícolas estadounidenses del viernes para agosto son la impresión macroeconómica más importante de esta semana.

El lunes, hay un feriado bancario de verano en el Reino Unido. La tasa de inflación al consumidor medida por el IAPC de España se situó en el 2.9 por ciento interanual en agosto, solo 10 puntos básicos por debajo de las expectativas. Las ventas de viviendas pendientes en EU para julio cayeron un -1.8 por ciento interanual desde un -2 por ciento revisado a la baja en junio.

El martes, el PMI no manufacturero de NBS de China para agosto debería ser 52.8 el PMI de fabricación debería ser 50.2, el índice de precios de viviendas Case-Shiller de EU Para junio debería subir + 18 por ciento interanual.

El miércoles, el PMI manufacturero Markit de la zona euro para agosto debería ser de 61.5. La tasa de desempleo de la zona del euro debería ser del 7.6 por ciento en julio, frente al 7.7 por ciento de junio.

El jueves, las solicitudes iniciales de desempleo en Estados Unidos pueden llegar a 366.5K en el promedio de 4 semanas. Estos datos han sido planos últimamente.

El viernes, las nóminas no agrícolas de EU deberían ser de 763 mil en agosto, después de una impresión de 943 mil en julio. La tasa de desempleo de los hogares de EU debería ser del 5.2 por ciento en agosto, frente al 5.4 por ciento de julio. La tasa de desempleo U6 más amplia de EU también se publicará en agosto. En julio se presentó una tasa U6 del 9.2 por ciento. El PMI de servicios ISM de EU para agosto debería ser 63, por debajo del 64.1 de julio.

Erick  Flores

Erick Flores

Especialista en Wall Street, líder de opinión en mercados americanos, innovador e impulsador de mercados y talentos, se desempeña como CEO de MKM.

COLUMNAS ANTERIORES