Economía

Inflación le ‘hace cosquillas’ al arte: ¿Cómo invertir en pinturas puede proteger el dinero?

Durante la pandemia, muchos ricos han estado comprando casas adicionales y desean amueblarlas con arte.

logo OPINIÓN
Bloomberg

Mientras que las acciones tecnológicas se hunden; los valores más seguros palidecen; las monedas estables dejan de serlo y ni qué decir de las criptomonedas, el mercado del arte está vivo y de pie, y vale la pena preguntarnos por qué.

Recientemente, una pintura de Andy Warhol se vendió en una subasta por 195 millones de dólares, el precio más alto jamás alcanzado por una obra de arte del siglo XX; una pintura con el tema de un salón de baile de Ernie Barnes se vendió por 15.3 millones de dólares, 76 veces su estimación original, y la colección Macklowe se vendió en Sotheby’s por 246.1 millones de dólares, la mayor cantidad jamás alcanzada por una sola colección.

¿Alguien más nota un patrón? El vigor del mercado del arte puede parecer contradictorio, pero tiene sentido en el entorno actual.

En primer lugar, los ahorros siguen siendo altos debido al consumo limitado por la pandemia. Además, muchos de los ricos han estado comprando casas adicionales y desean amueblarlas con arte.

En segundo lugar, el reciente aumento de las tasas de inflación en todo el mundo ha intensificado la búsqueda de activos de refugio. Ante la inflación, existen pocos, y ahora, las criptomonedas ahora han sido eliminadas de ese papel. Sin embargo, el arte puede servir como refugio contra la inflación en casi cualquier entorno.

Los múltiples placeres del arte

El arte le da a sus dueños el placer de contemplarlo en su pared, y ninguna tasa de inflación puede arrebatarles eso. Es tanto una inversión como una forma de consumo, y esta última está bastante protegida contra cualquier condición macroeconómica. Cuando todo lo demás falla, gastar dinero es una cobertura segura contra la inflación. El arte también es un activo duradero, por lo que el gasto no resulta del todo inútil.

El arte no siempre se trata del disfrute del comprador. Muchos de los coleccionistas, especialmente en los niveles superiores del mercado, mantienen su arte en almacenamiento libre de impuestos y lo usan para hacer donaciones cuestionables a organizaciones benéficas; lo “intercambian” para obtener una ganancia rápida, o lo revenden en el “mercado gris”. No apruebo estos métodos, pero tampoco niego que pueden ser lucrativos en un mercado volátil donde las valoraciones son más subjetivas.


Muchos vendedores sugieren que las obras de arte generan una alta tasa de retorno. No se deje engañar. Con demasiada frecuencia, estos cálculos se basan en el “sesgo de supervivencia”, es decir, las obras de arte que continúan apareciendo en los registros de subasta son las que se encuentran por encima del promedio. Las mejores estimaciones sugieren que, a largo plazo, las obras de arte tienen menor apreciación que las acciones.

Eso es exactamente lo que se esperaría si algunos de estos compradores de arte disfrutan también de tenerlo y contemplarlo. Las tasas de retorno total netas, incluido el placer, deberían igualarse en las diferentes clases de activos.

Así que no compre arte buscando hacerse rico. Hágalo si gusta de él, eso le traerá más placer que tener muchas inversiones perdedoras.

¿Y si puedes tener un Piccaso ‘bara’, por qué no?

La rápida evolución de la tecnología plantea algunas preguntas sobre el futuro de las obras de arte físicas. ¿Por qué no tener un holograma casi perfecto de un Rembrandt en la pared? ¿Por qué molestarse en comprar una copia original de una obra de arte menor?

Sin embargo, nadie está seguro de cuándo llegarán esos hologramas de calidad, y si lo hacen, es probable que aumenten en lugar de disminuir el valor de al menos algunas obras de arte. Los originales cobrarán mayor importancia y serán conocidos por un mayor número de personas. Cuanto más tiempo pasemos mirando pantallas de computadora o réplicas digitales, mayor será el valor de los objetos de arte tangibles.

Para comprender mejor la reproducibilidad y sus efectos, considere los grabados y litografías de Picasso y Jasper Johns, dos grabadores especialmente consumados. Esas impresiones y litografías son de excelente calidad y han estado disponibles durante muchas décadas y son mucho más baratas que las pinturas originales. Sin embargo, en todo caso, han impulsado la reputación de Picasso y Johns, y probablemente han aumentado el valor de sus obras (ambos artistas venden en, o cerca de, la parte superior de sus segmentos de mercado). Así como algunos compradores compran una impresión porque no pueden pagar una pintura, otros comienzan con una impresión y pasan a las pinturas a medida que pueden adquirirlas.

Una advertencia: el mundo del arte está plagado de falsificaciones, fraudes e incertidumbres. Así que aléjese de aquellos segmentos de mercado que son especialmente dudosos, como el constructivismo ruso. Pero tenga en cuenta que las desventajas del mercado terminan reflejándose en el precio. Precisamente porque no es fácil para todos hacer compras sabias de arte, un comprador inteligente puede hacerlo especialmente bien.

Entonces, antes de concluir que todas las clases de activos se están derrumbando, piénselo de nuevo. La belleza nunca debe estar demasiado lejos de tus pensamientos de todos modos.

*Esta columna no necesariamente refleja la opinión de la junta editorial, de Bloomberg LP y sus dueños. Ni de El Financiero.

*El autor es columnista de Opinión de Bloomberg. Es profesor de economía en la Universidad George Mason y escribe para el blog Marginal Revolution. Entre algunos de sus libros están ‘La clase complaciente: la búsqueda autodestructiva del sueño americano’.