Ciencia

¿Los genes del SARS-CoV-2 se pueden mezclar con nuestro ADN?

De comprobarse que es así, esta integración de genes explicará por qué la gente recae de COVID-19.

Un equipo de científicos ha generado polémica con su controvertida hipótesis de que los fragmentos genéticos del coronavirus SARS-CoV-2 pueden integrarse en nuestros cromosomas y permanecer mucho después de que termine la infección; si bien, aclaraban que la integración viral no significaba que las personas que se recuperaron del COVID-19 siguieran siendo infecciosas.

Un artículo publicado este mes por la revista Science hace un recuento del trabajo de estos investigadores cuya hipótesis, de ser comprobada, explicaría la recaída del COVID-19.

El biólogo de células madre Rudolf Jaenisch y el especialista en regulación genética Richard Young del Instituto de Tecnología de Massachusetts, que dirigieron el trabajo, desencadenaron una tormenta en Twitter en diciembre de 2020, cuando su equipo presentó la idea por primera vez en un estudio preliminar.


Los críticos los acusaron de avivar temores infundados de que las vacunas COVID-19 basadas en ARN mensajero podrían alterar de alguna manera el ADN humano, a lo que ellos han respondido que sus hallazgos de ninguna manera sugieren que esas vacunas integren sus secuencias en nuestro ADN.

Los investigadores han corregido y ampliado su estudio inicial, lo que les ha permitido hallar más indicios que respaldan su hipótesis pero sin contar aún con resultados definitivos.