'Aligerar' la Corte, propone Celia Maya
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

'Aligerar' la Corte, propone Celia Maya

COMPARTIR

···
menu-trigger

'Aligerar' la Corte, propone Celia Maya

bulletDe convertirse en ministra, trabajaría para convertir la SCJN en un órgano más ágil y cercano y abierto a la sociedad, dice la magistrada

Alan Contreras
11/12/2018
Actualización 11/12/2018 - 5:58
Celia Maya García.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La magistrada del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Querétaro, Celia Maya, propone que la Suprema Corte Justicia de la Nación tenga menos carga de trabajo, que sea un órgano más ágil en el acceso a la justicia, así como que sea cercano y abierto a la sociedad para fortalecer la democracia y participación de la sociedad.

Maya García fue propuesta por el presidente Manuel Andrés López Obrador dentro de la terna para ocupar el cargo de ministro en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

En entrevista, indicó que de llegar a ser elegida, trabajará para que este órgano tenga menos carga de asuntos, con el fin de que se enfoque en temas de trascendencia nacional y delegue el resto a los tribunales locales, lo cual le permitirá resolver con mayor agilidad.

“Esas revisiones que ahora tiene la Suprema Corte tienen que desaparecer, tenemos que dejar que sean los tribunales colegiados en los estados los que revisen, a la Corte hay que dejarle los asuntos más trascendentes para la nación”, indicó.

Por ejemplo, añadió, la Corte debe resolver asuntos como si la ley de seguridad nacional afecta o no las garantías, si el ejército debe estar en las calles o no, los matrimonios de las personas del mismo sexo, la legalización de las drogas, entre otros.

Reiteró que la SCJN debe depurar algunos asuntos y canalizarlos a otros cuerpos colegiados y tribunales locales.

Por otro lado, afirmó que es necesario agilizar el tiempo en el que ofrece sentencias y dar seguimiento a las sentencias para verificar que éstas se cumplan, a fin de evitar la violación a derechos humanos.

También, comentó que la Corte debe conocer los asuntos con amplitud, adentrándose con mayor profundidad a los expedientes; además que en algunos casos debe preguntar a los tribunales de los estados cómo ven su jurisprudencia.

“Ver qué materia podemos delegar en los demás tribunales colegiados para que sea más rápida en sus resoluciones y cómo se puede hacer en los tribunales locales”, destacó la magistrada.

Indicó que le gustaría que hubiera una Corte más abierta al exterior y considerara más a los tribunales locales para nutrir la doctrina; y que se amplíe la difusión de los derechos hacia los ciudadanos.

“Más cercanos a la gente y decirles en qué le beneficia lo que se resuelve en el tribunal. Tenemos que ser más cercanos porque los ciudadanos son los que se interesan en su país y será más conscientes de sus derechos y obligaciones y en eso tenemos que trabajar”, afirmó.

También consideró que la Corte debería definir que cuando ya resolvió un amparo a favor de quien lo solicitó porque una ley era inconstitucional, el resto de los afectados por la misma no deban recurrir a amparos, toda vez que ya consideró que esa normatividad es anticonstitucional, con la finalidad de hacer más efectivo y eficaz el respeto a los derechos humanos.

Desde su punto de vista, es altamente valioso que el presidente se haya fijado en los magistrados de los estados para generar la terna que compite por el puesto en la Suprema Corte de Justicia.

Indicó que normalmente se habían tomado en cuenta a académicos y a personas con muchos títulos profesionales de la Ciudad de México y el hecho de que ahora se tome en cuenta a magistrados con muchos años de trayectoria de entidades demuestra que el nuevo gobierno federal toma en cuenta a los estados.

“Estamos en las entidades y nunca nos han llamado”, lamentó. "Para mí representa y es una gran señal de que el presidente va tomar en cuenta no sólo lo que está en el centro, en donde se congregan cosas importantes, pero los magistrados que estamos en provincia también vamos a tener oportunidades, esto nos abre un camino”, manifestó.

Tomar en cuenta en la terna a magistrados de los estados, añadió, es consolidar el federalismo y demuestra un gobierno abierto.

Resaltó que una de sus ventajas son sus 39 años de trayectoria, seis como juez y el resto como magistrada de manera continua, resolviendo asuntos muy cerca de la población.

Celia Maya sostuvo que ella ha sido candidata porque fue invitada por los partidos políticos. El proyecto de Andrés Manuel López Obrador la convenció y lo apoya. Sin embargo, aclaró: "Adopté a un proyecto no a una persona.”

Es militante de Morena, dijo, porque tiene derecho a hacerlo en algún partido político y piensa que es valioso decirles a las personas cómo piensa, pero aclaró que su actuar como magistrada es imparcial, además de que no hace vida activa de partido.

Para ella fue una sorpresa su nominación, por la que se siente honrada, y sólo espera que el Senado actúe de manera imparcial y le permita comparecer ante pleno y no sólo en comisión.