Tech

Apple dejó ir la primera aplicación médica, Jobs no quiso

Un cardiólogo estadounidense ofreció en 1977 una aplicación, que se ejecutaba en la Apple II, capaz de detectar la enfermedad coronaría, sin embargo el fundador de Apple le dijo que no, pues representaba una distracción.  
27 febrero 2014 21:30 Última actualización 27 febrero 2014 21:30
Etiquetas
Steve Jobs fundador de Apple. (Bloomberg/Archivo)

Steve Jobs fundador de Apple. (Bloomberg/Archivo)

CIUDAD DE MÉXICO. En la actualidad parece que las tecnológicas le están apostando al sector de la medicina, muestra de ello es el Galaxy S5 de Samsung que incluye un monitor cardiaco, sin embargo Apple tuvo oportunidad de desarrollar la primera aplicación con enfoque médico en 1977, cuando aún los smartphones no existían.

George Diamond, un cardiólogo que está en camino de retirarse concedió una entrevista a Forbes en la que señaló que en 1977 ofreció a Steve Jobs una aplicación capaz de detectar la enfermedad de las arterias coronarias, sin embargo el fundador de la empresa lo “batió” con un “no puedo distraerme”.

Diamond describe que cuando la empresa de Cupertino lanzó la Apple II quedó sorprendido con sus 48 k de memoria, dos unidades de disquete y un monitor de 9 pulgadas.

Fue en ese momento que “escribí un programa bastante sofisticado que analizó varias pruebas utilizando el teorema de Bayes para el diagnóstico de la enfermedad coronaria”, relata el cardiólogo del hospital Cedars-Sinai Medical Center en Los Ángeles.

El cardiólogo indicó a la publicación que pensó que la idea era realmente grande como para comercializarla, sin embargo necesitaba el apoyo de personas especializadas en programación por lo que decidió tomar el teléfono y plantearle la idea a Apple.

Luego de exponer la idea, Diamond logró concretar una cita con Jobs a quien le explicó el funcionamiento del sistema que desarrolló sin embargo el ex CEO de Apple le contestó que por el momento no le interesaba trabajar en el desarrollo de esa aplicación.

No puedo distraerme. Estoy tratando de hacer la mejor herramienta del mundo […] Y lo que estás haciendo es maravilloso, pero para mí es una distracción”, describe Diamond la respuesta de Jobs.

Es conocida la dedicación y el perfeccionismo que el fundador de Apple le dedicaba a cada una de sus creaciones, sin embargo ¿habrá sido éste una oportunidad que dejó pasar el creador del iPod, iPhone y iPad?.