Opinión

Que Enrique Ochoa (CFE)
opine sobre taxis y Uber

  
1
  

  

Enrique Ochoa Reza, director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) [Bloomberg/Archivo]

Gente que conoce desde hace mucho al director de la Comisión Federal de Electricidad, Enrique Ochoa Reza, cuenta que este funcionario tiene en su biblioteca una carta enmarcada, misiva que le fue enviada por Luis Videgaray desde el MIT. En ella, el hoy secretario de Hacienda llamaba la atención de su amigo del ITAM sobre el internet, y la manera en que esa invención revolucionaría estos tiempos.

La fecha de la carta habría coincidido con una decisión que seguramente ha sido relevante en la biografía personal de Ochoa Reza: la adquisición de 110 placas de taxi, que habría ocurrido en enero de 2000 (cuando era estudiante en Nueva York), según se desprende de la declaración patrimonial del director de la CFE.

Quince años después, internet ha modificado muchas cosas. Entre ellas, el acceso a la información y la transparencia. Y, por supuesto, internet está revolucionando el mundo del taxi, con aplicaciones como Uber.

En la más reciente actualización de su reporte patrimonial, Ochoa Reza detalla que hoy tiene, además de los 110 permisos de taxi, 83 vehículos, la mayoría de ellos marca Tsuru. El año pasado renovó parte de esa flotilla: vendió 48 y compró 22.

Sin embargo, la declaración patrimonial de Ochoa Reza es singular. Con tal calificativo me refiero al hecho de que mientras el funcionario es prolijo al listar su menaje de casa -especifica por ejemplo que tiene 5010 libros o un cambiador para bebé-, es poco detallado al referir la flotilla de los taxis.

El asunto de las declaraciones patrimoniales, no sobra mencionarlo, ha sido todo un tema para la administración del presidente Enrique Peña Nieto, quien pasó de una declaración mocha en 2013 a una de apertura total hace unos meses, si bien este hecho fue una de las consecuencias del escándalo surgido por la investigación del equipo Aristegui sobre la hoy famosa 'casa blanca' de Las Lomas.

¿Tiene algo de malo que Ochoa Reza tenga 110 placas de taxi y 83 autos? No. Salvo que la propia declaración permite formular otras interrogantes. Ese negocio, lícito por supuesto, seguro le deja ganancias. Sin embargo, en la declaración que se puede consultar en la página web de la Función Pública, el director de la CFE no reporta para el ejercicio de 2014 los ingresos por ese concepto. En el rubro ingreso anuales netos declara que por cargo público 2009023. Por servicios profesionales no reporta nada. Y en el total de ingresos asienta 2009023. En la misma declaración queda establecido que el funcionario está de acuerdo en que se hagan públicos varios rubros mas no el correspondiente a “ingresos netos, aquellos que se declaren por actividad industrial, comercial, financiera y otros”. O sea, apertura a medias.

Si ahora es asunto de debate el cómo adquirió el presidente Enrique Peña Nieto terrenos en Valle de Bravo, entre otras propiedades, quizá Ochoa Reza debería ser más detallado sobre su flotilla, al fin y al cabo no es lo mismo tener 110 taxis ruleteros, que de sitio, que de servicios ejecutivos, que del aeropuerto. ¿O no?

Y dado que la semana entrante habrá foros sobre Uber en el Distrito Federal, alguien tan sofisticado como Ochoa Reza debería ser invitado a una de esas mesas para escuchar su opinión sobre cómo la llegada de internet al mundo de taxi modificará el corporativismo que casi siempre ha sido ligado a la obtención de placas de taxi. Sería muy interesante escucharle.

Twitter: @salcamarena

También te puede interesar:
Los años perdidos de Mancera
23 tuits sobre el 7J
El error de Joseph Blatter