Opinión

Perdió Calderón

Otra vez perdió Ernesto Cordero. Otra vez perdió Felipe Calderón. ¿Qué va a hacer ahora? Cordero sin Calderón -y hasta con él- es nadie. Fracasó en su intento por ser candidato del PAN a la Presidencia de la República, aún con todo el apoyo del gobierno de Calderón. Ahora volvió a fracasar en la búsqueda de la dirigencia panista.

El Partido Acción Nacional ya no será igual por varios motivos. Ayer, su presidente del Comité Ejecutivo Nacional fue electo por voto directo de la militancia, hecho inédito que no estuvo exento del desgaste propio de las amañadas elecciones internas priistas y perredistas. Es decir, la creencia popular de que todos son iguales está más vigente que nunca.

Gustavo Madero y Ernesto Cordero llegaron a la elección envueltos en un encono nunca antes visto en el partido de las ‘buenas conciencias’ y del ‘bien común’. Ahora habrá que ver si los panistas con capaces de mantener la unidad del partido a pesar del resultado, las frustraciones, los rencores y las cuentas pendientes.

Versiones recientes aseguran que Felipe Calderón, quien está enfrentado a muerte con Gustavo Madero, ha dicho que si pierde la elección podría llamar a formar un nuevo partido. Fuentes de alto nivel de la cúpula panista aseguran la existencia de una carta del propio Calderón, donde jura que no volverá a poner un pie en el PAN mientras Madero esté al frente. Esa carta da pena ajena, dicen esas mismas fuentes.

Por cierto...

Un exgobernador de Oaxaca está empeñado en perpetrar su poder, su influencia y su apellido por allá. Busca a toda costa imponer al próximo candidato a gobernador por el PRI, quien actualmente es funcionario del gobierno federal y, además, su hijo.

Para ello se vale de sus buenas relaciones con los partidos de izquierda -dicen que fue el interlocutor del equipo de Enrique Peña Nieto, entonces presiente electo, con el PRD para conformar el Pacto por México-. De paso, se benefician de la maniobra, porque temen al voto de castigo por el desastroso y decepcionante gobierno de Gabino Cué.

Sus títeres son los diputados Ricardo Mejía Berdeja (MC), Miguel Alonso Raya (PRD) y Manuel Huerta Ladrón de Guevara (PT), quienes presentaron una denuncia en la PGR contra el director de Liconsa, Héctor Pablo Ramírez Puga. Lo acusan de usar su puesto y los beneficios de Liconsa para hacer proselitismo político en Oaxaca.

Además, usan el muy socorrido e inútil recurso de presentar ‘reportes periodísticos’ como pruebas de sus dichos, conscientes de que no son admitidos como pruebas contundentes en un juicio. Muchas denuncias se han desmoronado con los ese argumento, pero sirve para hacer ruido mediático.

Hasta el miércoles.