Opinión

En el aire

   
1
  

   

casilla

A sólo dos días de la elección de 12 nuevos gobernadores, la tensión se mantiene en tres estados de la República, donde los candidatos llegan en empate técnico. Estas tres entidades son gobernadas por el PRI.

En Veracruz, Tamaulipas y Aguascalientes la elección se definirá el próximo 5 de junio y será con la capacidad de movilización de los partidos políticos.

Claro que los gobernadores siempre tendrán la mano el día de los comicios, lo que nos haría pensar en un triunfo priista sin mayores problemas, pero esto no es tan real en estas tres entidades.

En Veracruz, la desconfianza al gobernador Javier Duarte es muy grande, por lo que poco después de que iniciaran las campañas el PRI nacional tomó las riendas y de alguna manera han podido detener al mandatario.

Además se comenta que con ayuda del propio gobernador se apoyó al crecimiento del candidato de Morena, Cuitláhuac García, lo cual provocó una elección de tercios que beneficia al PRI.

Es así que la movilización priista puede definir el triunfo, pero habrá que ver si se le pasó la mano en el apoyo al candidato de Morena.

Miguel Ángel Yunes tiene una larga carrera política y ha logrado permear con el voto contra el gobierno, habrá que ver si el golpeteo político logró disminuirlo.

En Tamaulipas, si bien el candidato Baltazar Hinojosa no es del gobernador Egidio Torre, ya que es cercano al secretario de Hacienda, Luis Videgaray, tampoco está contra él.

La guerra sucia fue de las más violentas porque en todo momento involucró al crimen organizado, es otra elección muy cerrada, en la que en los últimos días el secuestro del futbolista Alan Pulido creó desconfianza en el gobierno y fortaleció al candidato albiazul, Francisco García Cabeza de Vaca.

Aquí la movilización de este domingo será muy importante, pero quizá la inseguridad obligue a la alternancia.

Aguascalientes es la más indefinida. Si bien tiene gobernador priista, es difícil saber si decidió apoyar finalmente a su candidata Lorena Martínez o se mantendrá al margen, lo que significaría el triunfo del panista Martín Orozco.

La moneda está en el aire, pero sí son las elecciones con mayor tensión.

Y DICEN QUE ES IZQUIERDA
Como hace seis años, poco antes de que empiece realmente la carrera presidencial, Andrés Manuel López Obrador comienza a moderar su discurso.

De acuerdo con información de Proceso, ante el pleno de la Conferencia del Episcopado Mexicano, sentado bajo un enorme crucifijo, manifestó que no será autoritario y no impondrá el aborto y el matrimonio igualitario, que más bien los someterá a consulta. Así como la educación religiosa en las escuelas.

Lo que uno se pregunta es: ¿cuál es el real, el de la izquierda recalcitrante o el que apoya al empresariado y la Iglesia?

QUE NO QUEDEN DUDAS

Ayer por la noche se llevó a cabo una reunión de los comunicadores de la administración pública federal, que estuvo encabezada por Eduardo Sánchez, coordinador de Comunicación Social de Presidencia de la República.

En dicho encuentro, Sánchez Hernández les dio algunos lineamientos previos al Cuarto Informe de Gobierno. En este tipo de reuniones normalmente no participa el coordinador de Comunicación Social, quien sólo ha estado en tres ocasiones, cuando tomó posesión, en un taller del Tecnológico de Monterrey y ayer.

Esto quita dudas respecto a posibles cambios en Comunicación Social de la Presidencia de la República, que aseguraban se darían después de las elecciones.

Twitter: @ginamorettc

También te puede interesar:
Subdesarrollo y primitivismo
90 senadores
Una burla