Opinión

El pleito panista afecta
al país

De manera descarnada y sin rubores, los legisladores de Acción Nacional han preferido anteponer la reyerta interna sobre el interés de la nación.

Ni la legislación de competencia económica, ni la de telecomunicaciones, ni la que respecta a la reforma política, han sido votadas.

La relativa a competencia económica ya estaba aprobada en comisiones del Senado por unanimidad, pero el coordinador de los senadores del PAN, Jorge Luis Preciado, la retuvo con argucias infantiles.

La pugna en el Partido Acción Nacional ya daña al país.

No han entendido la dimensión histórica de las reformas que tienen entre sus manos.

Vaya, ni siquiera han entendido lo que dicen los periódicos en sus primeras planas: “Empeora México en telefonía móvil”, tituló ayer EL FINANCIERO, y la nota explica que nuestro país ha caído 16 lugares en el ranking mundial de competitividad, pues el costo promedio por minuto de la telefonía celular nos hace cada vez menos competitivos.
Y eso significa que afecta al ciudadano.

Así se las gastan algunos legisladores del PAN, que prefieren tocar la lira de sus discordias antes que atender las urgencias nacionales.
Por ponerle zancadillas al senador Javier Lozano, el coordinador de los senadores panistas frenó la presentación en el pleno de la legislación en materia de telecomunicaciones.

Y para golpear a Ernesto Cordero, el coordinador de los diputados del PAN, Luis Alberto Villarreal, descalificó el trabajo sobre telecomunicaciones de su compañero de partido, el senador Lozano.
Eso quiere decir que si los panistas votan favorablemente en el Senado las leyes que soportan a la reforma de telecomunicaciones, en la Cámara de Diputados la van a frenar.

De hecho, ya lo hicieron en el Senado: si las cosas caminan, las legislación de telecomunicaciones se estaría votando en esa Cámara el miércoles de la próxima semana, que es el último día del periodo ordinario de sesiones.

Por lo anterior, se tendría que convocar a un periodo extraordinario de sesiones de la Cámara de Diputados, nada más para discutir el dictamen de los senadores en lo que atañe a la legislación de telecomunicaciones.

Lo que más asombra es comparar la calidad de las reformas que se están aprobando, que proyectan al país hacia el futuro, y la calidad de los legisladores que anteponen sus rencillas internas a cualquier legislación en beneficio de México.

El miércoles, en su cuenta de Twitter, el coordinador de los diputados del PAN, Villarreal, publicó urbi et orbi: “Por instrucciones de @Ernesto Cordero su personero la chivaloca @JLozanoA promueve iniciativa Telecom#PRI”.

Ése es el lenguaje del líder de los diputados del PAN para referirse al trabajo de un senador de su propio partido. Ésa es la calidad de algunos legisladores blanquiazules. De ese tamaño es el pleito interno.

Punto y aparte es la reflexión acerca de si el PAN va a sobrevivir sin fracturas a la elección interna de su dirigente, a mediados de mayo. O que si hay algún pegamento ideológico entre los panistas enfrentados.
Ahora lo que importa es saber si los panistas van a permitir que el Legislativo realice su trabajo, o la discordia interna la van a trasladar al engranaje nacional para evitar su funcionamiento.

Por lo que hemos visto hasta ahora, las leyes secundarias para reformas cruciales en la modernización del país se van a atascar.
Y los intereses monopólicos se frotan las manos y alientan el pleito a través de medios de comunicación que controlan.