Opinión

El México que queremos y por el que estamos dispuestos a luchar

 
1
 

 

Escuela. (Cuartoscuro)

Muy breve, en forma muy breve, expongo seis propuestas sobre el México que yo quisiera para mí, para mis hijos y para la sociedad en general.

Ojalá esto provoque un debate, un serio debate que enriquezca todas estas ideas y se nutra, entonces, de la opinión de muchos mexicanos con diversas formas de pensar en lo político, en lo social y en lo económico, y que pertenezcan a las diversas condiciones sociales que integran a nuestro querido México.

Educación Démosle la mayor importancia a este tema. Como dijo Tony Blair al tomar posesión como primer ministro del Reino Unido: “Yo tendré tres prioridades en mi mandato: Educación, educación y educación”. Le doy la razón a este muy recordado político.

Desarrollo económico Impulsemos este desarrollo aprovechando el enorme potencial que tiene nuestro país para lograrlo. Tengamos como meta no sólo el desarrollo como tal, sino su distribución equitativa entre todos los mexicanos, limitando el asistencialismo a los casos verdaderamente indispensables.

Seguridad y no violencia Tengamos la seguridad para nuestras personas y nuestros bienes, como una altísima prioridad. Hagamos nosotros todo lo que esté de nuestra parte para alcanzarla y exijamos al gobierno que cumpla con este cometido de vital importancia para todos los ciudadanos.

Estado de Derecho Todo dentro de la ley y nada fuera de ella. Quien incurra en delitos que pague las consecuencias.

Particularmente los políticos, quienes debieran poner el ejemplo en esta materia.

Pobreza y desigualdad Reconozcamos que es un vergüenza para todos los mexicanos la pobreza y desigualdad que opera en nuestro país. Hagamos cada uno de nosotros, en nuestra área de influencia, lo que esté a nuestro alcance para abatir este gravísimo problema.

¿Podemos imaginarnos un México en donde se hubiesen atendido debidamente todos y cada uno de estos problemas? ¡Qué México tan hermoso y digno para nosotros y para nuestros hijos!

Pues bien, hagamos lo que esté en nuestro radio de acción y de nuestras posibilidades. No critiquemos a los demás sin antes criticarnos a nosotros mismos y hacer un propósito de enmienda.

Pero también exijamos. Exijamos a nuestros dirigentes, a nuestro políticos, que cumplan con su responsabilidad y pongan todo su empeño para conducir a nuestro país a buen puerto. Denunciemos sus atropellos con todo astucia y valor. Los corruptos que vayan a la cárcel. Los ciudadanos somos los dueños de nuestro querido México y los funcionarios públicos están para atender nuestras legítimas demandas ¡Que no se cambien los papeles!

Aprovechemos la corriente tan positiva que se ha impulsado en este momento a través de la Ley 3 de 3 y otras líneas de pensamiento que marchan en el mismo sentido.

¡No dejemos pasar la oportunidad!

Mañana será otro día.

También te puede interesar:

Quintana Roo, ¿quién responde de este escándalo?

Nuevo dirigente de un viejo partido

El ¿nuevo? PRI