Opinión

El mexicano
que Guajardo tiene
que meter al redil

1
 

 

Jordi Muñoz

Ayer la cadena británica BBC dio a conocer una nota preparada por la reportera Regan Morris en la que el joven empresario mexicano Jordi Muñoz explica algunos detalles sobre cómo fundó hace 10 años su fábrica de drones en Estados Unidos, mientras esperaba que le dieran la famosa green card, que le permitiría moverse legalmente por aquel país. En el camino, Muñoz recibió 500 dólares de fondeo de un editor de tecnología y montó su pequeña fábrica en un garaje. Hoy vende 50 millones de dólares al año.

En sus declaraciones, Muñoz dice que Estados Unidos es efectivamente el lugar de las oportunidades, donde lo que te propongas puedes lograr. Pero el tratamiento con el que se manufacturó la nota, y las declaraciones de Jordi, hacen una sugerencia al televidente y al lector: en México no se puede triunfar; en Estados Unidos, sí. Hoy la empresa de Jordi tiene su centro de desarrollo y estrategia de negocio cerca de San Francisco, mientras la manufactura está en Tijuana.

En ningún momento de la nota sobre Jordi y 3D Robotics se establece que en México se le negaron oportunidades para desarrollar su empresa, ni se dice que el gobierno le bloqueó, ni que aquí no la pudo haber fundado en un garaje con 500 dólares. No obstante, sí da la impresión, después de mirarla, que a Jordi le convino emigrar a Estados Unidos, porque allá sí pudo desarrollar su negocio.

Es muy desafortunado que a estas alturas del S. XXI algunos mexicanos creativos y emprendedores no cuenten con la claridad mental para desarrollar sus emprendimientos en suelo mexicano, pudiendo hacerlo. Peor aún: que sigan confundiendo a una audiencia global como la de la BBC. ¿Hay garajes disponibles en México para desarrollar negocios? Miles. ¿Hay 500 dólares disponibles para que un joven emprendedor inicie un negocio de tecnología en México? Seguro.

¿Qué le impidió entonces a Jordi hacerlo aquí? Nada. Por eso, resulta clave que ante la integración de Norteamérica, la Secretaría de Economía de Ildefonso Guajardo desarrolle una política para enmarcar estos emprendimientos transfronterizos, que ciertamente son deseables, excepto por el subtexto negativo que pueden relatar sobre México.

La Federal Aviation Administration (FAA) de EU reveló recientemente una propuesta de nuevas normativas para los drones. Entre otras disposiciones, se establecería que el piloto debe mantener contacto visual con el drone en todo momento, y no podría acelerarle por encima de los160 kms./hr, ni a una altura superior a los 152 mts. Ya viene la regulación, pues. ¿Con qué discurso escucharemos regularmente a uno de los empresarios más exitosos de esta industria hablando sobre la gestación de su empresa del otro lado de Tijuana?

También te puede interesar:
El LG Flex 2 viene con Tepezcohuite
¿Cemex tira la toalla?
Ebrard se salva de los pecados que HSBC sí paga