Opinión

“Duermo muy tranquilo”

 
1
 

     

Emilio Lozoya. (Bloomberg)

Emilio Lozoya Austin realizaba un viaje en avión este domingo cuando el periódico brasileño O Globo difundió el testimonio de un exejecutivo de Odebrecht en México, quien aseguró que la empresa brasileña le había pagado millones de dólares a cambio de que les ayudara a obtener el contrato para hacer adecuaciones en la refinería de Tula, Hidalgo. Aterrizó pasado el mediodía en una escala rumbo a la Ciudad de México, y consultó con sus abogados cómo respondería. Cerca de las siete de la noche, a través de Twitter, negó todas las imputaciones y sugirió la existencia de testimonios amañados por parte de “delincuentes confesos”, con el propósito de reducir sus condenas. Sin mencionarlo directamente, se refería al exdirector de Odebrecht en México, Luis Alberto de Meneses Weyll, en cuya declaración en la Fiscalía brasileña en diciembre, fincó O Globo su revelación.

En su comparecencia, Meneses Weyll dijo que Lozoya Austin recibió, entre 2012 y 2014, 10 millones de dólares para favorecer a Odebrecht con obra pública. El reportero de O Globo que obtuvo el testimonio inculpatorio, señaló que ahora depende de la PGR determinar si ese dinero tocó a otros miembros del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto. Las primeras declaraciones de deslinde son actos de fe: no hubo dinero de Odebrecht en la campaña presidencial, que hizo poco para disipar la tolvanera en el imaginario colectivo, que conectó el pago de cuatro millones de dólares a Lozoya Austin en 2012, con la búsqueda de Peña Nieto de la silla de Los Pinos. El escándalo de la semana, estalló. Sobre dinero en las campañas mexicanas, se hablará en un siguiente texto.

Lozoya Austin, quien es enemigo de litigar en los medios de comunicación, insistió este lunes en su inocencia. “Como (lo) he dicho, quedará probado que los alegatos contra mí son una mentira… Pero algo sucedió y que se investigue. Si los brasileños en realidad dijeron eso… es porque ninguno pisó la cárcel y entre más ‘peces gordos’ embarraban, mejor les iba”. Meneses Weyll fue representante de Odebrecht en México hasta finales de abril pasado, sin que se sepa qué ha pasado con él. El ejecutivo de la empresa no está acusado de nada aún, de acuerdo con la información pública disponible, pero se ha prestado a declarar ante los fiscales brasileños como “informante”.

No es el caso de Hilberto Mascarenhas, a quien el dueño de Odebrecht, Marcelo Odebrecht, instruyó a crear el Departamento de Operaciones Estructuradas, mediante el cual, de acuerdo con las investigaciones en Brasil y Estados Unidos, se hacían los sobornos a funcionarios en más de una docena de países, incluido México. Mascarenhas, cuyo testimonio ante los fiscales brasileños divulgado en el semanario Veja, apuntó que Lozoya Austin era parte de la red de sobornos de la empresa, que había pedido directamente dinero durante una junta programada en noviembre pasado con Meneses Wyell y el responsable de Odebrecht para América Latina, Luiz Mameri. En su momento, Lozoya Austin respondió: “No he solicitado ni he recibido dinero ilegal”. Asimismo, aseguró que esa reunión, que se había previsto realizar 10 meses después de haber dejado la dirección de Pemex, nunca existió.

Lozoya, aunque sin hacerlo personalmente, no ha dejado de desmentir cada vez que aparece información sobre él, particularmente en la prensa brasileña, que es retomada por la mexicana y de otras naciones. No ha señalado cuál es la estrategia legal que está siguiendo su equipo de abogados, encabezado por Javier Coello Trejo, a quien en algún momento se llamó 'el fiscal de hierro' por su rudeza. “Los abogados harán lo que se requiera”, dijo Lozoya a la pregunta directa si iban a defender su caso en Brasil. “Pero lo que sí es un hecho es que duermo muy tranquilo, aunque molesto por los infundios”.

Aunque de bajo perfil, Lozoya no ha dejado de estar activo en México. La PGR no lo ha requerido, cuando menos todavía. Varios de los funcionarios que trabajaron con él o que actualmente laboran en Pemex han sido llamados a declarar. Uno de ellos, aparentemente contra quien más duro fue el Ministerio Público federal, es Leonardo Cornejo Serrano, subdirector de Proyectos Industriales, y quien atestiguó la asignación directa a Odebrecht en la refinería de Tula el 16 de noviembre de 2015, y por la cual Meneses Wyell dijo que la empresa le había pagado cuatro millones de dólares a Lozoya Austin.

Esa obra fue firmada por el director corporativo interino de Procura y Abastecimiento de Pemex, Gustavo Escobar, y el gerente administrativo de Odebrecht, Marcelo da Fonseca. Además de Cornejo Serrano, atestiguaron la firma Meneses Wyell, Miguel Tame, el director de Producción de Transformación Integral –que renunció junto con Lozoya Austin– y Alejandro Martínez Sibaja, que era director de Pemex Transformación Industrial, a quien el nuevo director de Pemex, José Antonio González Anaya, adelantó su jubilación.

Cuando comenzaron a acumularse las denuncias periodísticas de corrupción en su entorno más cercano, Lozoya Austin realizó una investigación independiente de Pemex que no arrojó evidencia de que hubieran recibido sobornos. El tema de Odebrecht saltó en diciembre pasado, y su nombre empezó a mencionarse este año. En todo este tiempo, él ha señalado que las imputaciones no tienen bases sólidas, sugiriendo que hay personas –que no identifica– que están empeñadas en hacerle daño. Lozoya le apuesta a la ley y ha asegurado que el día que la PGR lo llame a declarar, acudirá sin dudarlo. “No tendría inconveniente –dijo previamente–, por obvias razones”. ¿Cuáles? Lo asegura: es inocente.

Twitter: @rivapa

También te puede interesar:
Propinas para Lozoya
2018, el FODA de Peña
2018, los alfiles de Peña