Opinión

De cabildeo y política

 
1
 

 

Agua. (Cuartoscuro)

El 30 de abril concluye el último periodo ordinario de esta Legislatura. Quedarán pendientes varios temas como la desaparición forzada y la reforma política del DF. Hay diferencias entre la Cámara y el Senado por la Ley para Prevenir y Sancionar Delitos Relacionados con Hidrocarburos, que construye un marco legal para combatir el robo de ductos de gasolina, entre otros, el cual requiere de conocimientos especializados para dicha ordeña y tal parece no encuentran en Pemex a los culpables. La Ley General de Aguas sigue atorada, y no se resuelven las dudas, por lo cual se mantiene el debate.

Lo que se aprobará es la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública. Ya el IFAI se prepara para aplicar los cambios que implica esta importante reforma, que se complementa con el Sistema Anticorrupción, ambas se aprobarán en este periodo. Cambiarán muchas cosas para buscar solución a conflictos de interés, cambiar la opacidad y discrecionalidad de decisiones, entre otros muchos aspectos que someterán a servidores públicos a un mayor escrutinio para comprobar actuaciones conforme a derecho.

Arrancaron campañas para renovar la Cámara de Diputados, el PRI, a la cabeza con más del 30-35% de las preferencias, según encuestas, aspira a lograr mayoría con su aliado el PVEM, que acumula multas y preferencias electorales tras sus campañas publicitarias, con más de un 10%. Pese a protestas, el PVEM prefiere cumplir con sanciones que frenar su exitosa estrategia mediática que se refleja en las encuestas de intención de voto.

La mayoría en Cámara de Diputados para EPN implica un tema de gobernabilidad, pues al no tener mayoría en Senado, la Cámara baja retoma importancia, además de ser la que tiene como facultad exclusiva la aprobación del gasto público, mismo que en 2016 sufrirá ajustes considerables, como ya lo anticipó Luis Videgaray en los pre-criterios enviados en días pasados al Congreso.

Además, las elecciones locales en nueve entidades federativas completan el proceso que culmina el 7 de junio. Con 10 partidos compitiendo más algunos candidatos independientes, el elector tiene opciones, pero no está muy convencido de votar. Tradicionalmente baja el número de participantes en las elecciones intermedias, éstas no serán la excepción, pese a que por primera vez hay paridad en las candidaturas, lo que podría motivar a mujeres a votar.

Las causas se encuentran en una situación económica muy complicada, en los escándalos de corrupción, en el hartazgo de la población hacia una clase política que no representa sus intereses, a una violencia derivada del narcotráfico y sus secuelas. En fin, hoy como nunca antes, se conjuga la crisis social de valores; la económica con bajo crecimiento; la política sin liderazgos confiables, y la de seguridad, donde el Estado no puede proteger a sus ciudadanos.

Y siguen los focos rojos, pues ante la falta de liderazgo y legitimidad, las instituciones se contraen. Las elecciones en Guerrero y Oaxaca enfrentan el rechazo de grupos que dan la espalda a la democracia representativa para mediante un asalto al poder, constituirse en Consejos Ciudadanos para gobernar, al margen del sistema político. La violencia contra los servidores electorales se acentúa sin que el gobierno atine a otorgar garantías para su desempeño. Las comunidades sin voz, marginadas y amenazadas, no están en condiciones de defender una democracia representativa, que no les ha garantizado mejores gobiernos.

¿Cómo recuperar a nuestro México? Con la política, no la de los intereses mezquinos, sino aquella que representa las causas de la gente, que se nutre de la cotidianeidad, que resuelve sin clientelismo las carencias y los rezagos de la población, más allá de filiaciones partidistas y cuotas de poder. Pero, me dirán, soy una ilusa, ¿es posible lograrlo? Yo estoy convencida México funciona y se mueve por el esfuerzo que todos nosotros realizamos día a día. Sin aspavientos, con dedicación y, a pesar de los abusos, nosotros somos México.

En estos días de reflexión, busquemos las opciones, analicemos a los candidatos, su historia y propuestas, no podemos seguir equivocando el rumbo con un voto que vale y mucho. Sí, la política es la arena donde se enfrentan intereses y se define destino común. Participar es importante, pese al panorama desolador, y por eso mismo hay que hacer oír nuestra voz con el voto. Con sus limitaciones, la democracia representativa sigue siendo la mejor opción para un país de contrastes, no le des la espalda. El radicalismo ya se la dio.

También te puede interesar

De cabildeo y política

De cabildeo y política

De cabildeo y política