Opinión

Beatriz Paredes pide registrarse antes de ir
a Brasil

Alto oficio está mostrando la embajadora de México en Brasil, Beatriz Paredes, al anunciar la instalación de consulados móviles en las ciudades de Natal, Fortaleza y Recife, en las que la Selección Mexicana de Futbol disputará los partidos de la primera ronda del Mundial de Futbol. Esos consulados, de rápida localización y con números telefónicos que estarán a la disposición de los mexicanos que viajen a ese país, serán el punto focal de atención de cualquier problema que tengan que enfrentar los aficionados.

“No hay que intentar llegar a los partidos si no se tiene boleto previamente”, apunta la embajadora, que parece estar inmersa —muy correctamente, hay que insistir— en crear una red de prevención previa, contención y soporte durante el riesgoso suceso.

Este es el Mundial de los riesgos. Ayer, por ejemplo, diez sindicatos brasileños de policías se unieron en una paralización nacional para protestar contra la tasa de homicidios (27.4 muertos por cada cien mil personas), y por la falta de una política integral de seguridad nacional.

Prácticamente desde todos los rincones del Brasil hubo unión de las fuerzas del orden para protestar contra las políticas del gobierno. En Minas Gerais, Bahía, San Pablo y varias más se sintió esta unión gremial. En Florianópolis los cuerpos de seguridad mostraron carteles contra las políticas gubernamentales. Varios cuerpos policiales dicen que no cuentan con el entrenamiento adecuado para garantizar la seguridad durante la Copa del Mundo.

Pregunté a la embajadora qué prevalece más en este momento, si el ánimo festivo por la realización del espectáculo deportivo, o el estupor por la compleja situación de las protestas sindicales y los riesgos percibidos. “Ambos”, dijo sin dudar, porque la sociedad está atenta a los sucesos y porque se sabe de la visibilidad mundial que tendrá Brasil durante estos días; y recordó el episodio de la Copa Confederaciones.

Faltan tres semanas para que inicie el campeonato mundial de futbol. Beatriz Paredes pide que todos los mexicanos que acudirán se registren previamente a su salida en la página web de la Secretaría de Relaciones Exteriores. La recomendación es de lo más sensata, no obstante, el botón a la página de registro no aparece tan inmediatamente como debiera y hay que buscarle dentro de la zona de “recomendaciones”.

Antes los mundiales de futbol sólo nos referían al gozo y, para el caso de México, a la frustración por el resultado deportivo. Pero el de Brasil es diferente. En éste hay riesgos que no conocíamos. La FIFA puede estar lista para la competencia en la cancha, pero el gobierno de Dilma Rouseff parece no estarlo para la problemática que podría desarrollarse en las calles.

Twitter: @SOYCarlosMota