Monterrey

Una nueva industria:
Los Festivales

Monterrey se ha convertido en un referente a nivel nacional en la organización de este tipo de eventos.
DANIEL ANGUIANO
danguiano@elfinanciero.com.mx
03 junio 2016 10:39 Última actualización 03 junio 2016 10:46
Festivales

BENEFICIO. En 2015 durante en Pa`l Norte el municipio de Monterrey tuvo una derrama de más de 30 millones de pesos.

Aunque son relativamente nuevos para Monterrey, hoy ya se puede hablar que consolidan una industria que deja a la ciudad una importante derrama económica; se trata de los festivales musicales, que hoy en día, colocan a la Sultana del Norte como la región del país que tiene la oferta más grande de éstos.

“Claro que son negocio, los festivales en Monterrey son ya una industria, donde el pretexto es la música; pero en realidad se consumen porque son un punto de convivencia, donde la gente sale a divertirse”, comentó Homero Ontiveros, crítico musical y head leader de Inspector, agrupación musical.

Añadió que actualmente, Monterrey tiene la mayor oferta de festivales en todo el país, empezando por los musicales, hasta los de comida y los culturales, aunque en todos ellos el denominador común es la música.

Los tres más grandes son el Pa’l Norte, Machaca Fest y Hellow Fest; donde sólo el primero de ellos tuvo una audiencia de más de 150 mil personas en su última edición, reveló una fuente allegada a los organizadores.

Y en la anterior, la del 2015, la afluencia fue de 114 mil asistentes, lo cual generó una derrama económica superior a los 125 millones de pesos.

Cabe señalar que sólo para el municipio de Monterrey, en dicha edición, la derrama económica fue de 34 millones de pesos, indicó la ex titular de Turismo del municipio, Patricia Aguirre.

Aunque, como las fechas del festival coincidieron con las de la Universiada Nacional, llevada a Cabo en la UANL, el Gobierno del estado señaló que la captación económica de ese fin de semana fue de hasta 284 millones de pesos.

“Son detonadores de negocios también, por ejemplo, el turismo; porque mucha gente del resto del país, incluso, de Estados Unidos, viene a estos festivales”, dijo Ontiveros.

Por su parte, Ismael Montoya, organizador de Machaca Fest, dijo que para la quinta edición de este evento, que será el 18 y 19 de junio, llegarían más de 8 mil personas de otras partes de la república para presenciar el festival.

“Desde el 2013 vienen camiones, ahorita tenemos 125 camiones que vienen de diferentes lugares de la República, son 125 camiones confirmados, más los que se sumen. Prácticamente, son de Torreón, Saltillo, Matamoros, Chihuahua, bastantes de Querétaro, Zacatecas, San Luis Potosí, Ciudad Juárez, y algunos de Guadalajara también”, dijo.

REFERENCIA NACIONAL
En este sentido, Ontiveros añadió que los festivales que se realizan en la ciudad, no sólo son regiomontanos, sino que ya son reconocidos a nivel nacional e internacional.

“No sólo son festivales regiomontanos, hoy en día viene mucha gente de otros estados, incluso de lugares como la Ciudad de México, que es un lugar donde tienen festivales”, explicó.

Incluso, añadió Montoya, los lanzamientos del Machaca Fest se realizan en la Ciudad de México, con el objetivo de captar audiencia de todo el país.

Luego de un periodo de letargo en el sector de entretenimiento en Monterrey y su área metropolitana, provocado por la crisis de seguridad que vivió la región desde el 2006, los festivales fueron un bálsamo para la comunidad, explica Ontiveros.

“Cuando surgió este auge de los festivales, yo decía que era una necesidad de nosotros de salir a las calles, por eso se llenaban, porque ocurre algo: los festivales de música, en realidad la música es un pretexto, lo que sucede es una dinámica de socializar.

“La gente va a pasársela bien, a convivir, no es que vaya a ver todos los grupos que van. La música es la excusa para salir, entonces, creo que por donde lo queramos ver no deja de ser positivo que tengamos todas estas opciones musicales”, dijo.

Y es en esa misma variedad, donde Ontiveros observa una parte del éxito del modelo de negocio de los festivales musicales.

“Los festivales atienden la diversidad de opciones, porque los melómanos, no son los que están consumiendo el festival, sino el ciudadano de a pie; por otro lado, un festival tendría que atender propósitos sociales y culturales, porque de alguna u otra forma, funcionan como una especie de catarsis”, dijo.

EL RETO
Ontiveros menciona que el reto para los organizadores de este tipo de eventos, radica en cómo mantener una oferta fresca en las opciones musicales. Esto, porque las bandas más representativas que han encabezado los carteles, ya se presentaron en las distintas ediciones.

“Está bien interesante qué va a pasar, porque los grupos que pueden encabezar el cártel de un festival, ya vinieron, ¿qué sigue? Repetirlos, significa que vivimos de la nostalgia. No repetirlos, va a significar arriesgarse”, dijo.

En el mismo sentido, Montoya comentó que Machaca Fest realiza actividades de scouting, con el objetivo de captar nuevas propuestas.
“De eso también trata el festival, que también haya nuevas propuestas, que el público las conozca”, comentó.