Monterrey

Moverá Carrier planta
a Monterrey atraída por mano de obra barata

Trabajadores de Indianápolis reciben un slario promedio de 20 dólares la hora y en México será de entre 3 y 6 dólares.
ARTURO BÁRCENAS
abarcenas@elfinanciero.com.mx
18 febrero 2016 9:24 Última actualización 18 febrero 2016 9:41
Carrier

OBJETIVO. El plan no prevé ningún impacto inmediato en los puestos de trabajo, debido a que la reubicación ocurriría en fases, iniciando el próximo año y concluyendo en el 2019.

La firma estadounidense Carrier moverá la producción que tiene en su planta de Indianápolis a la ciudad de Monterrey, debido principalmente a la mano de obra más barata de esta ciudad, señaló Chuck Jones, presidente del sindicato de los acereros locales, indicaron varios sitios de internet de Estados Unidos.

“La decisión de Carrier Corp. para reubicar sus operaciones de Indianápolis, en donde emplea a mil 400 personas, en Monterrey, México, se basa en una mano de obra más barata”, señaló insideindianabusiness.com.

“Carrier puede pagar a los trabajadores entre 3 y 6 dólares por hora en México, incluyendo prestaciones, en comparación con un salario promedio en Indiana de alrededor de 20 dólares por hora”, dijo Jones.

La empresa anuncio hace unos días en un comunicado de prensa que movería su planta muy cerca de las instalaciones que tiene en Monterrey.

Chris Nelson, presidente de Sistemas y Servicios de Calefacción y Aire Acondicionado de Carrier, dijo que “la reubicación de nuestras operaciones se hará para una región en la que tenemos infraestructura existente y una base de proveedores fuertes que nos permitirá operar de manera más rentable para que podamos seguir produciendo aires acondicionados de alta calidad que se posicionen de forma competitiva y al mismo tiempo satisfacer las necesidades del cliente”.

Agregó que “esta medida está destinada a hacer frente a los desafíos que seguimos enfrentando en una industria que cambia rápidamente, con la continua migración de la industria de climas a México, incluyendo a nuestros proveedores y competidores y a las actuales presiones de costos y precios que son impulsadas en parte por los nuevos requisitos reglamentarios”.

Destacó que “el plan no prevé ningún impacto inmediato en los puestos de trabajo, debido a que la reubicación ocurriría en fases, con iniciando el próximo año y concluyendo en el 2019.

“La planta de Indianápolis continuará operando para satisfacer las necesidades de los clientes sin interrupción a lo largo del transición”, según el comunicado.

Jones dijo que “esto es muy muy mal cuando tienes personas que pensaron que serían capaces de retirarse allí con un poco de dignidad y debido a causas fuera de su alcance ahora se están dando cuenta que no van a tener un trabajo”, publicó el sitio wbt.com.

“Sólo estoy tratando de mantener a mi familia, ya sabes”, dijo Amber Needy, trabajador de Carrier, que estaba presente el 10 de febrero, cuando se hizo el anuncio del cambio de las instalaciones. “Estoy tratando de sobrevivir”.

Jones dijo a RTV6 que el objetivo principal del sindicato era mantener los puestos de trabajo en Indianápolis, pero que Carrier no creía que esto fuera factible.

El dirigente sindical y otros representantes se reunieron con Carrier durante la mañana del martes. Las conversaciones terminaron antes del mediodía pero dijeron que serían programadas más reuniones debido a que el sindicato negoció beneficios adicionales, tales como vacaciones y salarios adicionales para los trabajadores afectados.

Michelle Caldwell, gerente de comunicaciones de Carrier para Estados Unidos y Canadá, dijo que la compañía no discutió negociaciones con el sindicato.

“Los empleados asalariados recibirán prestaciones análogas, sujetas a los requisitos de elegibilidad y otras condiciones”, señaló.

Cuando se le preguntó acerca de los salarios que se les pagaría a los trabajadores mexicanos, Caldwell dijo que “los salarios por hora de nuestros trabajadores se determinan mediante negociaciones con el representante el representante del sindicato local y esa información es pública.