Financial Times

China quiere aguacate y AL es la respuesta

El aguacate se ha convertido en uno de los alimentos preferidos de la clase media del gigante asiático, quienes preocupados por tener un buen estilo de vida, esperan el arribo de este manjar proveniente de América Latina.
Tom Hancock Financial Times
23 abril 2017 20:16 Última actualización 24 abril 2017 5:0
China quiere aguacate y AL es la respuesta.

Se disparan exportaciones de aguacate a China conforme productores latinoamericanos satisfacen la demanda de los consumidores asiáticos preocupados por su salud. (Especial)

El creciente apetito de China por los aguacates, impulsado por la demanda de su creciente clase media preocupada por su salud, ha hecho de la “fruta de mantequilla” — desconocida hace unos años — la estrella en el mercado de las frutas importadas del país.

Las exportaciones de países de América Latina como México y Chile están creciendo en alrededor de 250 por ciento anualmente, saltando de sólo 154 toneladas en 2012 a más de 25,000 toneladas en 2016.

“Más personas les están prestando atención a los estilos de vida saludables y los aguacates satisfacen esa necesidad”, dijo Zhang Hui, gerente de ventas de Fruitday, una compañía de distribución de alimentos en línea.

Incluso las marcas occidentales de comida rápida como KFC y McDonald’s se están viendo forzadas a abordar el cambio en los gustos de los consumidores acomodados. Yum China, que opera 5,000 restaurantes de KFC en todo el país, lanzó el mes pasado una “serie de aguacate” de hamburguesas y rollitos de pollo untados con guacamole para ayudar a mejorar la imagen de su cadena de pollo frito, importando la fruta desde México.

“Se le considera algo bastante especial y sano”, dijo Joey Wat, jefe de operaciones de Yum China. Una promoción prevista del aguacate de tres semanas de duración finalizó antes de tiempo debido a la alta demanda.

China no tiene casi ninguna experiencia en el cultivo comercial del aguacate, que significa que probablemente las importaciones dominarán el mercado durante años. México comenzó a exportar a China en 2011, y el aumento de la oferta ha hecho bajar los precios de más de Rmb20 (2.90 dólares) por una fruta en aquel momento a aproximadamente Rmb15 (2.18 dólares) actualmente.

“Era una fruta muy rara en China”, dijo Alejandro Salas, un comisario mexicano de comercio en Shanghái, quien predice que la demanda china puede ayudar a su país a buscar otras opciones ajenas a EU, su principal mercado. “Este mercado será el segundo más grande, en términos de la clase media y la aceptación del aguacate”, añadió.

Las autoridades mexicanas han celebrado glamorosos eventos para promover la fruta, capacitando a los chefs sobre el licuado de aguacate y de tofu. Pero el año pasado, el país fue superado por Chile como principal exportador a China. Chile tiene la ventaja de un acuerdo de libre comercio con China, mientras que México enfrenta un arancel del 10 por ciento sobre las importaciones de fruta.

Perú también tiene un acuerdo de libre comercio con China y las compañías chinas están ampliando sus adquisiciones del país. Este mes Fruitday llevó a China el primer lote de aguacates peruanos “Big Mac”, llamados así porque son más pesados que la variedad promedio.

Hay indicios de que las compañías chinas están buscando activos de producción en el extranjero. El conglomerado de alimentos para animales Shenzhen Kondarl informó a la bolsa de valores de Shenzhen el mes pasado que estaba cerca de finalizar la compra de la mayor granja de aguacates de Australia por Rmb1 mil millones (192 millones de dólares).

También te puede interesar:

Brasil considera el regreso de Lula

Este es el secreto del éxito de Amazon

Detenciones en México no logran satisfacer a críticos