Financial Times

Detenciones en México no logran satisfacer a críticos

Las detenciones de Javier Duarte y Tomás Yarrington son signos positivos para el Estado mexicano, pero para algunos expertos falta voluntad del gobierno para terminar con el lastre de corrupción que sacude al país.
Jude Webber Financial Times
18 abril 2017 20:30 Última actualización 19 abril 2017 5:0
DUARTE.

Las detenciones de exgobernadores podrían facilitar la reelección del partido gobernante.

El presidente Enrique Peña Nieto aclamó la detención de dos exgobernadores fugitivos del partido mexicano gobernante en la misma semana como un “mensaje convincente” con respecto al compromiso del estado con la lucha contra la corrupción, que con frecuencia es vista como un mayor problema para el país que la amenazada renegociación de Donald Trump del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

La detención de Javier Duarte, acusado de quebrar a Veracruz antes de fugarse el año pasado, y la detención de Tomás Yarrington quien gobernó a Tamaulipas y que gozó del privilegio de tener guardaespaldas asignados por el estado durante parte de los cinco años durante los cuales estuvo huyendo de acusaciones de drogas y lavado de dinero, son avances innegables, dicen los analistas.

Pero el número de otros exfuncionarios mayores buscados por las autoridades y el lento proceso de armar un nuevo sistema anticorrupción con un fiscal que encabece la lucha contra la endémica corrupción del país, sugieren una falta de voluntad política que corresponda al nivel de la retórica, dicen los críticos.

El contraste con la lucha contra la corrupción en Brasil — donde docenas de hombres de negocios y políticos han sido acusados de fraude — también es notable.

Además, las detenciones mexicanas se han realizado en un momento muy oportuno — antes de la importante elección gubernamental en junio en el Estado de México que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) tiene que ganar para mantenerse a flote en las encuestas presidenciales de julio 2018 — en un país donde un escándalo de corrupción sobre la casa de la esposa del Presidente diezmó su popularidad.

“La evidencia de que en realidad están avanzando y de que están decididos a atacar el problema de raíz simplemente no existe”, dice Juan Francisco Torres Landa, quien dirige México Unido Contra el Crimen, una organización no gubernamental.

El PRI espera que la detención de dos de los suyos le hará lucir intransigente frente a la corrupción, una preocupación clave de los votantes. Pero las circunstancias del arresto del Sr. Duarte “dan la impresión de algún tipo de negociación” que obstaculizará esa tarea, dijo Juan Pardinas, director del grupo de investigaciones IMCO.

La esposa de Duarte, por ejemplo, no enfrenta ninguna acusación, a pesar de alegaciones que había acumulado grandes cuentas de tarjetas de crédito que fueron liquidadas con dinero robado. “Dudo mucho que en mes y medio, el PRI pueda reinventarse como el campeón de la lucha contra la corrupción”, dijo el Sr. Pardinas.

Duarte y Yarrington están lejos de ser casos aislados.

César Duarte y Roberto Borge — dos exgobernadores que, como Javier Duarte (no hay relación), una vez fueron aclamados por el Sr. Peña Nieto como parte de una nueva generación que estaba reinventando el PRI, manchado por la corrupción — ambos son buscados por corrupción, pero ninguno de los dos ha sido detenido. Todos niegan las acusaciones.

Un montón de exfuncionarios enfrentan acusaciones de corrupción, lavado de dinero y hasta narcotráfico. En ridículas escenas el mes pasado, un asistente de César Duarte se dirigió apresuradamente a la Ciudad de México para tratar de asumir un escaño en el Congreso que le hubiera otorgado inmunidad judicial y se refugió en la legislatura durante 28 horas antes de conseguir una orden judicial bloqueando su detención.

“Todavía existe en la política mexicana la regla no escrita de que tienes derecho a robar; existe en todos los partidos”, dijo Pamela Starr, directora de la red EU-México de la Universidad de Southern California. “El PRI simplemente lo hace mejor; llevan más tiempo haciéndolo.”
Aún así, la mera escala del alegado robo de Javier Duarte — potencialmente casi 3 mil millones de dólares según los oficiales — indignó a la opinión pública y ayudó a derrotar al PRI en lo que había sido un bastión clave.

Mientras tanto, un creciente escándalo con respecto a 10.5 millones de dólares en sobornos pagados por Oderbrecht, una empresa constructora brasileña, a funcionarios mexicanos todavía sin identificar amenaza con aumentar progresivamente la cuestión de la corrupción.

También te puede interesar:

¿Cómo aceptar a los nuevos colegas robots?

¿Cómo prevenir que los CEOs se agoten?

United demuestra que disculpas no son suficientes