Financial Times

‘La sabiduría de la multitud’ rompe paradigmas del análisis

Desde hace tiempo el crowdsourcing ha sido considerado como una manera de renovar las anquilosadas metodologías de análisis de las esferas corporativas, proporcionando medios más baratos y más rápidos para procesar información y resolver problemas.
Aaron Stanley
03 septiembre 2014 20:47 Última actualización 04 septiembre 2014 5:0
 [La Corte de Vigilancia de la Inteligencia Foránea consideró que la recolección de datos es legal./Reuters]  

Mientras que algunas agencias de inteligencia han experimentado con el crowdsourcing para obtener información del público en general, Wikistrat utiliza una “multitud cerrada .(Reuters)

En enero, mientras el mundo se centraba en los próximos Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, un equipo de analistas alrededor del mundo, sentados frente a sus computadoras, pronosticó que las luchas étnicas en Ucrania llevaría a la eventual incorporación de Crimea por Rusia.

Para sorpresa de la inteligencia occidental, en cuestión de semanas las tropas de Vladimir Putin ocuparían la península en disputa y un referéndum sería aprobado autorizando la secesión de Ucrania.

El hecho de que un equipo disperso de pensadores – reunido por una consultora conocida como Wikistrat – podría pronosticar mejor que las agencias de inteligencia más importantes del mundo parece una idea casi absurda. Pero es un sorprendente ejemplo de cómo el “crowdsourcing” está superando las normas convencionales.
Desde hace tiempo el crowdsourcing ha sido considerado como una manera de renovar las anquilosadas metodologías de análisis de las esferas corporativas, proporcionando medios más baratos y más rápidos para procesar información y resolver problemas. Pero ahora incluso las tradicionalmente enigmáticas organizaciones de defensa e inteligencia, así como otros adivinos de geopolítica se están incorporando al nuevo orden mediante el uso de la “sabiduría de la multitud” para predecir qué acontecerá alrededor del mundo.

Mientras tanto empresas con cruciales intereses geopolíticos, como las empresas de energía y de servicios financieros, han comenzado a ordenar simulaciones de crowdsourcing a Wikistrat, para poder medir mejor el riesgo de sus inversiones.

Mientras que algunas agencias de inteligencia han experimentado con el crowdsourcing para obtener información del público en general, Wikistrat utiliza una “multitud cerrada” de expertos en el tema y se anuncia como la primera consultora de servicios analíticos de crowdsourcing en el mundo.

Una simulación típica, ejecutada en su plataforma web interactiva, cuenta con cerca de 70 participantes. La experiencia y la diversidad de la multitud se combina con el modelo patentado por Wikistrat de “competencia colaborativa” que premia a los participantes por la amplitud y la calidad de sus contribuciones. El proceso está diseñado para proporcionar una nueva visión y romper los límites tradicionales del pensamiento de grupo.

“Wikistrat nos dio una forma de ver nuestros prejuicios”, dice Dick Bedford, líder de participación estratégica para Allied Command Transformation, una división de la OTAN con sede en Norfolk, Virginia. Él contrató a la empresa el año pasado para ejecutar una simulación que exploró cuál podría ser el papel y la influencia de la OTAN en 2030. Su objetivo era obtener una perspectiva contraria fuera de los confines de un equipo de ex militares con una mentalidad homogénea responsable por la toma de decisiones internas.

A pesar de que la simulación de la OTAN duró sólo tres semanas, sus participantes registraron más de dos años de horas-hombre en el proyecto. El proceso implica generalmente el refinamiento de una amplia gama de ideas.

Wikistrat se lanzó en 2009, sin financiación externa, por su CEO Joel Zamel, quien quería utilizar la tecnología del siglo 21 para luchar contra el pensamiento grupal.
Después de desarrollar y patentar su plataforma de colaboración, la empresa comenzó a ejecutar sus primeras simulaciones en 2012, principalmente para una clientela en los campos de la defensa y la inteligencia.

El Sr. Zamel dice que la compañía se volvió rentable en tan sólo cinco años. Wikistrat es reacia a revelar los nombres de sus clientes corporativos, pero dice que su base de clientes se ha expandido gradualmente más allá de los organismos de seguridad nacionales, particularmente cuando las simulaciones de Wikistrat profundizan en áreas de interés para el sector privado, tales como el futuro de la economía de los drones, los viajes espaciales privados y los efectos de la salida de Escocia del Reino Unido.
La red global de Wikistrat de 1,300 expertos participantes tienen antecedentes académicos, militares y gubernamentales que son compensados de acuerdo a una escala de calificación que recompensa a los que ofrecen las ideas más brillantes. “La consultoría es realmente la venta de experiencia por cantidades muy altas de dinero.

Gracias al crowdsourcing puedes vender la misma experiencia rápidamente y a un precio más bajo”, dice Daren Brabham, un experto en crowdsourcing en la University of Southern California.

Pero los escépticos tienen dudas acerca de la responsabilidad pública y el rigor cuantitativo de Wikistrat.

También, te pueden interesar los siguientes artículos

Drones de Google apuntan nuevo nicho de mercado

Autos de GM monitorearán conductores distraídos

12 lecciones de negocios que da eBay